Bachelet: en México la impunidad es la regla

Staff/GC
Posted on abril 13, 2019, 7:02 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

Michelle Bachelet no se anduvo por las ramas al diagnosticar la situación de impunidad que priva en México: la impunidad es la regla en el caso de las desapariciones en nuestro país.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, quien el pasado 9 de abril finalizó una visita a México, señaló que “el caso de Ayotzinapa reveló al mundo un problema central y transversal en México: el de las más de 40,000 personas desaparecidas, un cuarto de ellas mujeres. A la par, existen 26,000 cuerpos sin identificar registrados por el Estado y se han localizado más de 850 fosas clandestinas. Estos datos son aterradores.

“Más grave aún es el hecho de que sigan produciéndose nuevas desapariciones, tal y como estableció en 2018 el Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU. Así como que en la inmensa mayoría de los casos la impunidad sea la regla”.

Señaló que la impunidad “crónica y generalizada” no puede seguir siendo una opción ante las voces de desconfianza en el sistema de justicia del país – en particular en la procuración de justicia.

“Recuperar esta confianza con resultados y no solo con palabras es esencial para la legitimidad de las autoridades ante las víctimas y ante la sociedad”, dijo Bachelet en un pronunciamiento. “He señalado a la impunidad como un aspecto transversal que desgarra al país”.

Asimismo, demandó un sistema efectivo de búsqueda de las personas desaparecidas, nacionales y extranjeras, así como su exigencia de justicia.

“En el lamentable caso de que sus seres queridos hayan fallecido, sus restos deben ser identificados adecuadamente y entregados dignamente a las familias, utilizando para ello todos los recursos existentes y explorando vías como la instauración de un mecanismo extraordinario de identificación. Por eso, saludo la determinación del Gobierno de buscar asistencia internacional para resolver el desafío en el tema forense. Como les dije a quienes buscan a un ser querido: ‘sin ustedes, nada’”.

La Guardia Nacional tendrá una ardua tarea, dado que los datos de criminalidad
en el país no cejan: durante los tres primeros meses de gobierno
del presidente López Obrador se han iniciado al menos
7,299 investigaciones por homicidios dolosos en el país y 240 por feminicidios

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

La Alta Comisionada convocó al Gobierno mexicano a concretar la visita del Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU (solicitada desde 2013) y a reconocer la competencia de dicho Comité para recibir comunicaciones individuales.

“La búsqueda de la verdad debe acompañarse de la consecución de la justicia. Las heridas si no están limpias no se curan. Las heridas abiertas en el pasado, y que perduran en el presente, necesitan verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. La sanación no será producto del tiempo, será el fruto de la materialización de resultados concretos. No solamente es deseable, sino posible”, señaló.

Bachelet advirtió que, así como es importante resolver los casos de abusos y violaciones del pasado, es necesario evitar la repetición de “nuevas atrocidades”.

México, destacó, “tiene cifras de muertes violentas propias de un país en guerra: 252,538 desde 2006.

“Un país con enormes recursos humanos y económicos como México debería poder revertir esta situación sin recurrir a falsos atajos. Y esta ha sido precisamente la desalentadora realidad en los últimos lustros, en los que los distintos cuerpos de seguridad del país no solo fueron incapaces de reducir los alarmantes niveles de crímenes y abusos, sino que ellos mismos fueron protagonistas de vejaciones inconcebibles en una democracia”.

Destacó que seis de las diez sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en contra del Estado mexicano están relacionados con violaciones a derechos humanos cometidas por las Fuerzas Armadas.

Agregó que se necesitan fuerzas del orden que impongan y mantengan la Ley respetando los derechos humanos y confió en que la creación de la Guardia Nacional puede abrir una oportunidad para crear una nueva fuerza policial de naturaleza civil capaz de lidiar con el flagelo del crimen organizado y de las grandes redes de narcotráfico, y hacerlo de forma respetuosa con los principios fundamentales de derechos humanos.

“El Gobierno actual hereda una situación de extrema violencia, pero tanto él como todas las autoridades con las que he hablado se han comprometido a hacer lo necesario para revertirla”.

***

Leave a Reply

  • (not be published)