César Duarte podría hacer carambola

Staff/GC
Posted on julio 10, 2020, 1:55 pm

La detención del exgobernador de Chihuahua César Duarte abre la posibilidad de que se investiguen connotados priistas que habrían sido partícipes del desfalco de las arcas estatales.

Luis Videgaray, otrora secretario de Hacienda, y Manlio Fabio Beltrones, quien ocupara la presidencia nacional del Partido Nacional Institucional (PRI), son dos piezas en el entramado de desvíos de recursos públicos hacía campañas electorales del tricolor.

César Duarte fue detenido por por el Servicio de los Alguaciles de los Estados Unidos (US Marshals Service) en Miami, Florida, el miércoles 8 de julio.

Aunque desde octubre 2019, una Juez de Control del Distrito de Chihuahua libró orden de aprehensión en contra del exgobernador por su probable responsabilidad en los delitos de Peculado y Asociación Delictuosa, en su contra existen acusaciones por docena en su contra giradas por jueces locales, y tiene otra orden de arresto federal por el presunto desvío de recursos públicos para beneficiar a candidatos del PRI durante el proceso electoral de 2016.

Éste último expediente judicial es el que podría arrastrar a los juzgados a Videgaray y Beltrones, pues el pivote que los une, Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, ex secretario del CEN del PRI, ya piso la cárcel en Chihuahua.

Gutiérrez Gutiérrez fue detenido en diciembre de 2017 en la ciudad de Saltillo, Coahuila por el caso del desvío de de 250 millones de pesos del erario público a campañas del tricolor.

En mayo de 2019, el ex secretario general del PRI fue declarado culpable y sentenciado a tres años de cárcel por el delito de peculado agravado por 1.7 millones de pesos vinculado al desvío mayor de 250 millones de pesos.

De acuerdo con una investigación del periódico Reforma, Jaime Herrera Corral, ex Secretario de Hacienda de Chihuahua durante el Gobierno de César Duarte, reveló que la Secretaría de Hacienda avaló la triangulación de recursos públicos a campañas estatales del PRI.

El ex funcionario dijo que el desvío de más de 250 millones de pesos en 2016 fue parte de un acuerdo del CEN del tricolor con la SHCP, encabezada en ese momento por Luis Videgaray.

Según Herrera –dice la nota de Reforma publicada el 19 de diciembre y firmada por Abel Barajas- los gobiernos priistas de Duarte en Chihuahua; Javier Duarte, en Veracruz, y Egidio Torre en Tamaulipas, pactaron con el entonces líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones, triangular recursos federales para las campañas del tricolor.

“Alejandro Gutiérrez era el operador financiero del PRI. Me comentó que había un acuerdo con la Secretaría de Hacienda federal para que a través de tres estados, siendo estos Veracruz, Tamaulipas y Chihuahua, apoyaran con la operación electoral a nivel nacional del año 2016 para aquellos estados en donde no se tenían gobiernos priistas, y requerían recursos”, expuso Herrera en una ampliación de declaración rendida el 1 de julio de 2017.

Según Herrera, el Gobernador Duarte estuvo de acuerdo en apoyar al tricolor, porque había que «retribuirle» a Beltrones que le hubiera permitido postular como candidato del PRI a la Gubernatura a Enrique Serrano.

La organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) asegura que la detención de César Duarte Jáquez en EU pone en el centro de la polémica a Videgaray y a Beltrones.

Beltrones, quien tenía a Gutiérrez Gutiérrez como su principal operador ha sido señalado por otros implicados en el desvío de recursos.

De acuerdo con MCCI, Ricardo Yáñez, ex secretario de Educación de Chihuahua y quien fue sentenciado a cuatro años de cárcel por el desvío de recursos, declaró al Ministerio Público que, en una reunión realizada en 2016 en la sede nacional del PRI, dirigentes de ese partido le dijeron que no se preocupara porque las empresas fantasmas utilizadas “estaban blindadas por parte del SAT y que además Chihuahua no era el único estado en que se había manejado el desvío de fondos, que también había ocurrido en otras entidades con una mecánica similar”.

“Aún más, en su declaración añadió que el entonces Gobernador de Chihuahua, César Duarte, le informó que el dinero para los contratos simulados había sido autorizado expresamente por la Secretaría de Hacienda de la Federación en acuerdo con Manlio Fabio Beltrones para operar campañas electorales del PRI en otros estados”, señala un reporte de la organización.

La Campaña

La aprehensión de César Duarte -expulsado del PRI en 2016- se deriva de la campaña emprendida por el actual gobernador de Chihuahua, Javier Corral, desde el inicio de su mandato en el estado norteño, contra la corrupción cometida durante la gestión de su antecesor y cuyas acciones para diciembre de 2017 ya sumaba seis sentencias condenatorias en contra de cinco personas y el encarcelamiento preventivo de otras nueve.

En la batalla por registrar la corrupción durante la administración de César Duarte en Chihuahua, se han integrado más de 60 expedientes y el gobernador Corral ha denunciado la creación de un modelo de delincuencia organizada para saquear la administración estatal; ha solicitado la extradición de Duarte ante la otrora PGR y la actual Fiscalía General y trabajado con la Cancillería, encabezada por Marcelo Ebrard.

Apenas este viernes 10 de julio, Corral informó que el despacho norteamericano de abogados que se contrató para ubicar bienes de César D.J. en los Estados Unidos, identificó cerca de 50 propiedades en Texas, Nuevo México y Florida susceptibles de ser embargadas.

En la estela de anomalías atribuidas a Duarte se encuentra que, además de los desvíos millonarios al PRI, robó al menos 900 reses que fueron compradas para apoyar a pequeños productores afectados por la sequía; al menos 450 reses fueron recuperadas, junto con 30 bisontes, 5 llamas y diversas manadas de jabalíes, luego de que fueran asegurados cuatro ranchos adquiridos directamente por Duarte.

Para marzo de 2018 sumaban 21 propiedades aseguradas a Duarte Jáquez.

Recientemente, Corral advirtió que las investigaciones del Gobierno de Chihuahua en contra de los actos de corrupción cometidos durante la pasada administración, serán llevadas “hasta donde tope”. Y para eso ha demostrado que es lo suficientemente terco, pues hasta realizó en 2018 una caravana desde la frontera norta a la Ciudad de México que duró 16 días para demandar y presionar a las autoridades priistas para que extraditaran a Duarte.

La detención de Duarte se dio mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador acudió a su cita en Washington con el presidente de EU, Donald Trump, y cuatro días después de que Manlio Fabio Beltrones -quien fuera exhibido en diciembre de 2019 por el político tabasqueño por solicitar un amparo por las investigaciones contra el exgobernador de Chihuahua- reapareciera en un foro convocando a la gobernabilidad, censurara la polarización entre “neoliberales y conservadores” y pidiera al PRI alejarse de movimientos golpistas

“Podrá ser un gobierno malo como lo denuncian o bueno como se enuncian, pero al final de cuentas, estamos en un sistema democrático y existen figuras democráticas para hacer los equilibrios y esas son las elecciones del 2021 y la revocación del mandato del 22”, dijo el también ex dirigente tricolor, quien enfatizó que si algo hace daño a un país y a una persona son los excesos.

Los impactos de la detención de César Duarte aún están por verse pues, hará falta la intención política del propio López Obrador, quien ante el arresto del exgobernador niega que tenga tintes políticos, pero ante el amparo de Beltrones afirmó que “todo es político, todo es político; el que dice que no es político, pues no sabe lo que realmente dice”.

***