Con mas policías, Sheinbaum busca frenar al CJNG

Staff/GC
Posted on mayo 08, 2019, 6:55 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 10 mins

Una guerra sin cuartel parece haber estallado hace varias semanas en las calles del perímetro B del Centro Histórico de la Ciudad de México, pero que las autoridades minimizan al contemplar medidas superficiales para contener a la delincuencia en la zona.

El pasado fin de semana, Raymundo Pérez López, quien fuera líder de comerciantes establecidos y ambulantes del Centro Histórico y quien la semana pasada había presentado una denuncia ante la fiscalía que se especializa en el tema de extorsión fue asesinado.

El sábado 4 de mayo ejecutaron a Raymundo Pérez López. Foto: Twitter

La noticia fue confirmada por la procuradora general de Justicia de la CDMX, Ernestina Godoy. De acuerdo con la funcionaria, el líder de comerciantes fue asesinado afuera de su domicilio ubicado en la alcaldía de Gustavo A. Madero alrededor de las 9:00 horas del pasado sábado 4 de mayo. Raymundo Pérez López habría sido abordado por dos sujetos armados, quienes dispararon contra él al menos siete ocasiones.

Pérez López había sido blanco de amenazas y extorsión por parte de integrantes del grupo criminal de La Unión Tepito que se ha posesionado de los negocios de la zona para introducir al narcomenudeo en los establecimientos formales, y entre los mismos puestos de ambulantes.

El dirigente de los vendedores informales, quien en 2007 fue uno de los principales negociadores del ex Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard para logar la liberación de calles en el Perímetro “B” había expresado tras el homicidio de su compañero y amigo Armando Becerril que conformarían un grupo de autodefensa contra la Unión Tepito. La necesidad del este grupo era porque la organización criminal exigía el cobro de cuotas a los comerciantes del Centro Histórico.

Armando Becerril, dirigente de los comerciantes de Colombia, fue ejecutado en abril. Foto: Twitter

El homicidio del empresario Armando Becerril en calles de la zona Centro, la semana pasada, reavivó una investigación que la procuraduría capitalina inició en 2017, sobre la presunta participación de empresarios restauranteros y propietarios de edificios en renta en el primer cuadro de la Ciudad; en esa fecha, comerciantes informales denunciaron que por lo menos cinco de ellos patrocinaban al crimen organizado.

Lo anterior, aparentemente, permitió la formación del grupo conocido como La Anti-Unión, organización a la que se presume apoyaron para la adquisición de armamento y pagando a los sicarios que los defendían.

En un principio lo que buscaban estos comerciantes era librarse de los extorsionadores de Roberto Mollado Esparza, alias El Betito, y líder de la “Unión” quienes les exigía a los locales un derecho de piso de hasta 5 mil pesos por cada uno. Pero a partir de 2016 y ante el temor que fueran ejecutados por “La Unión” los líderes y empresarios que tienen negocios sobre el Eje Central, las calles Madero, Bolivar, República de Uruguay, Cuba y Colombia, así como en los mercados Merced, Sonora y hasta la Viga, decidieron invertir el dinero que pagaban en extorsión para formar un frente integrado por gatilleros reclutados en Tepito.

La idea inicial era que este grupo los defendieran de los de La Unión; fue entonces que surgió el grupo de Jorge Flores Concha, alias El Tortas. Así lo establece la carpeta de investigación FCUAH/CUAH-1/UI-3 S/D/00451/02-2017. Según la investigación, éstos fueron los que empezaron a mencionar los nombres de los patrocinadores de La Anti-Unión, en la cual aparecía Becerril  junto con otros cuatro, a quienes, según la indagatoria, los de La Unión Tepito ya les habían mandado matar a un familiar, por negarse a pagar el derecho de piso.

Luego de las ejecuciones recientes de empresarios que han puesto resistencia a La Unión, las autoridades buscan establecer si esos homicidios son una venganza ordenada por El Betito desde el Reclusorio Oriente o es un ajuste de cuentas de parte de El Tortas contra quienes en un principio lo ayudaron a fundar su organización criminal, catalogada por las autoridades locales como la principal generadora de violencia aquí.

La preocupación de las autoridades incrementa, pues las investigaciones recientes sobre el clan de El Tortas apuntan a que sostiene una fuerte alianza el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) para apoderarse del territorio de La Unión Tepito y hacerle frente a los grupos asentados en el sur-oriente de la Ciudad.

En este contexto, el gobierno de la Ciudad anunció el pasado martes 7 de mayo, el programa de regeneración del Centro Histórico en esta zona y la transformación del esquema de vigilancia y patrullaje pasando de cuadrantes a  microcuadrantes, con lo cual busca duplicar el número de policías.

EL titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta, informó que la estrategia de Microcuadrantes del Centro Histórico, contempla los 22 cuadrantes que componen el sector y que tendrá a cuatro elementos de seguridad para vigilancia del área. Cada uno de los Microcuadrantes, tendrán el apoyo 211 elementos de la policía preventiva.

Durante el evento en el que se anunció la novedosa estrategia y que tuvo lugar en la Plaza Tlaxcoaque, la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum llamó a los ciudadanos a sumarse al proyecto que conjunta a la Policía, a los representantes de alcaldías y comerciantes, para cuidar el Centro Histórico.

“Ahora en el tema de seguridad, diseñamos este nuevo esquema (…) que son 22 microcuadrantes. Y cada microcuadrante tiene que estar en orden y tiene que haber seguridad. Cada micro cuadrante va a tener también, y esa es la propuesta a los comerciantes del Centro Histórico, un responsable de los comerciantes y desempañaran tareas para crear más empleos”, enunció.

Cada microcuadrante tendrá un representante de la alcaldía Cuauhtémoc de vía pública, uno de la Secretaría de Gobierno y dos policías auxiliares, divididos en dos turnos, por lo que serán 176 personas las involucradas.

Estos representantes serán evaluados permanentemente, por lo que a partir de hoy “tiene que mostrarse un cambio en materia de seguridad en la zona”, detalló la Jefa de Gobierno.

Además del combate a la inseguridad, los microcuadrantes también tendrán como objetivo reordenar el ambulantaje en la zona y combatir las extorsiones.

“Cada microcuadrante tiene que estar en orden y tiene que haber seguridad. […] Cada microcuadrante va a tener también, y esa es la propuesta a los comerciantes del Centro Histórico, un responsable de los comerciantes”, detalló.

Finalmente, y en relación a los liderazgos del comercio que se han consolidado a través de los años para adueñarse de las calles y locales, la Secretaria de Gobierno Rosa Icela Rodríguez habló de quienes en el pasado ayudaron a reordenar al ambulantaje, pero reconoció que todavía hay algunos, que se niegan a colaborar con el ordenamiento de las calles del primer cuadro.

“La secretaria de gobierno, Rosa Icela Rodríguez, dijo que desde administraciones anteriores ha habido el intento de recuperar las calles y hacer un uso ordenado del espacio público.

“A pesar de esos esfuerzos, en muchos de los lugares el avance no prospera porque sucumbe a la corrupción (…) son unos cuantos líderes que no ayudan al concretarse a esta buena acción”, lamentó Rodríguez.

Leave a Reply

  • (not be published)