Desmantelan cártel de “hackers”

Staff/GC
Posted on mayo 18, 2019, 5:36 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

Un grupo de delincuentes cibernéticos dedicados a fraudes financieros y alteraciones a cajeros bancarios en la zona del Bajío, fueron asegurados el miércoles por la noche durante un operativo en el que se aseguraron 27 autos de lujo, 11 inmuebles, drogas, armas, dinero en efectivo, equipo de cómputo.

Durante poco más de cinco años, un grupo de “hackers” profesionales lograron ganancias mensuales de entre 50 y 100 millones de pesos, inyectando un virus a los cajeros automáticos mediante los cuales lograron acumular una enorme fortuna.

Los recursos, según dio a conocer la Fiscalía General de la República en un comunicado, eran enviados a otras cuentas donde operadores financieros compraban propiedades, en los principales destinos turísticos de México y el extranjero, además de que el dinero era invertido en paraísos fiscales en Panamá y en las Islas Caimán. Este grupo delincuencial también abrió cuentas bancarias en distintos estados como Jalisco, Tamaulipas y Sinaloa.

Héctor Ortiz Solares, alias “El H-1”, “El Patrón” o “Bandido Boss” y señalado como presunto líder del grupo criminal cibernético conocido “Bandidos Revolutions Team” fue aprehendido al igual que siete personas más por elementos de la Agencia de Investigación Criminal adscritos a la Fiscalía General de la República.

Según reportes de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), “El H-1”, pretendía comprar un equipo de futbol de la Tercera División de México (TDP) con los recursos obtenidos de forma ilícita.

La organización criminal tenía a su servicio el apoyo de una empresa de seguridad privada que custodiaba sus bodegas en las que resguardaban armas, droga, dinero y equipo de cómputo; esta empresa reclutaba a militares en retiro adiestrados en el manejo de armas de fuego.

En el operativo se catearon de manera simultánea 11 inmuebles que estaban acondicionados como oficinas, puntos de operación y bodegas en donde estaban resguardados 27 vehículos de lujo, además un domicilio el cual fungía como centro de entretenimiento y esparcimiento.

Héctor Ortiz Solares se desenvolvía como operador logístico y jefe de cártel, además de que contaba con un servicio de ocho escoltas quienes recibían un sueldo aproximado de 100 mil pesos.

Junto con el líder de esta banda, la FGR logró la detención de seis hombres y dos mujeres más, luego de cumplimentar los cateos a todos estos inmuebles en la ciudad de León, Guanajuato.

El operativo inició la tarde del 15 de mayo en al menos cinco fraccionamientos privados de la zona norte de León como Gran Jardín, Cumbres del Campestre, Villafranca II, Lomas del Refugio y Real de los Murales.

Dentro de los inmuebles, fueron encontrados 27 vehículos de lujo entre autos y camionetas de los cuales al menos 10 son de gama alta de varias marcas entre ellos Ferrari, Mercedes Benz, Audi, McLaren y Lamborghini, los cuales tienen un valor aproximado entre 14 y 16 millones de pesos, estos se encontraban resguardados en carpas con las condiciones óptimas para que los vehículos no se deterioraran.

Además, quedaron a disposición de las autoridades dos cuatrimotos, cuatro motocicletas, dos armas de fuego, nueve cajas de plástico con dinero en efectivo con un monto cercano a los 20 millones 442 mil 239 pesos en moneda nacional, dosis de droga aún por contabilizar con las características de la marihuana, cocaína y cristal, 15 equipos de cómputo, 29 teléfonos celulares, cuatro dispositivos de almacenamiento USB y discos duros.

Tras la detención de las ocho personas, todas las propiedades y las personas, fueron llevados a la Ciudad de México y quedaron a disposición del Ministerio Público Federal, especializado en investigación de delincuencia organizada (SEIDO).

De acuerdo con los reportes de las autoridades el modus operandi de los ahora detenidos consistía en reclutar personas que tuvieran conocimientos en informática para un virus cibernético para extraer los recursos de las instituciones bancarias a través del sistema SPEI, haciéndolo a través de depósitos a cuentas de terceros, quienes llevaban a cabo los retiros a cambio del pago de una comisión.

En algunas operaciones los delincuentes lograban extraer de cien a doscientos millones de pesos en un solo evento; los cajeros eran infectados con un virus que les permitía en un día y hora determinada retirar de 30 mil a 60 mil pesos por cajero electrónico.

También clonaban tarjetas y realizaban fraudes con tarjetas de supermercado, con las que compraban electrodomésticos y bebidas alcohólicas en estos establecimientos comerciales, para posteriormente ser vendidos a mitad de precio.

Y con ello adquirir inmuebles, vehículos de lujo y equipo técnico especializado para vulnerar sistemas informáticos.

Leave a Reply

  • (not be published)