#ElFracaso – Crecimiento: Un sexenio perdido

Staff/GC
Posted on septiembre 04, 2020, 4:30 pm

La política instrumentada por Andrés Manuel López Obrador se perfila como un sexenio perdido en materia de crecimiento que dejará tras de sí una estela de pobreza en México.

Desde diversos frentes se ha levantado la bandera de alerta y y se advierte que la recuperación económica para el país y sus ciudadanos se prevé que ocurra a largo plazo.

Imagen: Twitter, @JonathanHeath54. Jonathan Heath: “El ciclo económico clásico de México (1980-2020) en abril de este año nos sitúa al mismo nivel que observamos hace 30 años”.

Imagen: Twitter, @JonathanHeath54. Jonathan Heath: “El ciclo económico clásico de México (1980-2020) en abril de este año nos sitúa al mismo nivel que observamos hace 30 años”.

En la Junta de Gobierno del Banco de México no son optimistas y, ante la recesión que sufre el país -no vista en 88 años-, calculan que tardará hasta cuatro años para que el Producto Interno Bruto regrese al nivel observado en 2018. Es decir, luego de que el político tabasqueño deje la silla presidencial.

Sin embargo, en el Banxico existe incertidumbre sobre la recuperación económica y no observan medidas que apunten a que se han tomado las riendas para emprender la reparación del daño a la economía: “la actividad económica se mantendrá deprimida por un largo periodo”; “todavía no se vislumbra un patrón de recuperación”.

Un análisis de Citibanamex considera que “la caída sistemática de la inversión está vulnerando el potencial de crecimiento económico del país”, y estima que el PIB de México regresará a los niveles de diciembre de 2018 hasta 2025, “lo que se traduce en un sexenio perdido en términos de crecimiento”.

Advierte que la inversión en México ha tenido una tendencia decreciente durante varios años, pero las mayores caídas se han observado bajo la administración de AMLO. Adicionalmente, destaca, “el gobierno ha hecho anuncios e implementado medidas de forma recurrente que disminuyen la confianza empresarial -incluso en medio de la crisis económica actual-, como fue evidente ante los intentos de las autoridades del sector energético por disminuir la participación de privados en proyectos de energías renovables en la red nacional eléctrica”.

La política de confrontación ha metido en un brete a la actividad económica nacional.

En el Banxico advierten que las políticas públicas no ayudan a estimular la inversión privada y BBVA anticipa que “el camino a la recuperación será largo y accidentado”.

Si bien la pandemia ha contribuido para que la economía mexicana se encuentre contra la pared, decisiones empujadas desde Palacio Nacional, como dinamitar las inversiones del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, por 13,000 millones de dólares; la cervecera Constellations Brands de Mexicali, por 1,300 millones de dólares; las relacionadas con energías limpias, por 6,426  millones de dólares, y la construcción por parte de Iberdrola de una central de ciclo combinado en Tuxpan, Veracruz, por 1,200 millones de dólares, entre otras, han derivado en un ambiente de desconfianza para los inversionistas y la consecuente reactivación del mercado laboral.

Desde el 16 de junio, el Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa (IED) Kearney 2020 sacó a México de la lista de los primeros 25 destinos prioritarios para recibir IED a nivel mundial. Solo tres economías emergentes se posicionaron dentro del Índice este año: China (8), Emiratos Árabes Unidos (19) y Brasil (22).

“Esto refleja que los inversionistas consideran que México es un destino menos atractivo para la Inversión Extranjera Directa respecto a otros países”, explicó Erik Peterson, director general del Global Business Policy Council y coautor del estudio, en nota de El Financiero.

Durante 2019, el país ocupó el lugar número 25 de la lista, mientras que históricamente, la mejor posición se registró en 2015 y 2013, años en los que México se situó en noveno lugar a nivel global.

Adicionalmente, Santander advierte que la competitividad de México se ha visto afectada por el aumento del crimen organizado y la falta de reformas en el sector energético y las regulaciones fiscales.

“La corrupción y la ineficiencia administrativa también han sido temas importantes”, advierte la institución financiera, que afirma que existen “numerosos obstáculos para la inversión en México”, y enlista:

– El país depende fuertemente de su asociación con Estados Unidos, y por lo mismo es vulnerable ante cualquier cambio de los acuerdos comerciales.

– El nivel de corrupción es elevado y la tasa de criminalidad está creciendo.

– El país debe afrontar problemas estructurales importantes (a nivel económico y social).

– Una economía expuesta a las fluctuaciones de los precios petroleros.

– La infraestructura (transporte y sector petrolero en particular) y el sistema educativo en general son deficientes e ineficaces.

– La violencia del narcotráfico es un peligro real, tanto a nivel social como económico, en numerosas áreas, especialmente cerca de la frontera con Estados Unidos.

Pese a las aletas lanzadas desde distintos frentes, no se encuentra a la vista que esa desconfianza sea revertida.

En el Banxico prevén que inversión siga siendo débil debido a los bajos niveles de confianza.

Gráfico: Banxico.

Gráfico: Banxico.

“El grado de fragilidad de la recuperación es alto si se considera el daño de mediano y largo plazos sobre las empresas y la inversión, misma que ya se encontraba afectada antes del surgimiento de la crisis sanitaria”, ha difundido el organismo.

Además de recomendar políticas económicas contracíclicas, BBVA considera que recuperar la confianza de los inversionistas es un elemento necesario para enfrentar los actuales desafíos.

“El Informe ‘Situación México’ de BBVA, correspondiente al tercer trimestre de 2020, anticipa una contracción del PIB de (-)10.0% para 2020 (rango de -9.0% a -12.0%) ante el paro de actividades económicas provocado por el Covid-19 y los efectos sobre la inversión privada de la inconsistencia temporal derivada de decisiones de política económica”, advertía desde julio la institución financiera.

A estos escenarios se agregan las perspectivas de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), que proyectan una caída del PIB del 8.4%, muy optimista contra el -11.2% de Citibanamex.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) en su informe “El impacto del Covid-19 en América Latina y el Caribe” advierte de los rezagos en la región antes de la pandemia.

“Antes de la pandemia, el modelo de desarrollo de la región ya enfrentaba graves limitaciones estructurales: elevados niveles de desigualdad, limitaciones de las balanzas de pagos y exportaciones concentradas en sectores de baja tecnología, lo que se manifestaba en crisis cambiarias y de deuda recurrentes, bajo crecimiento, altos niveles de informalidad y de pobreza, vulnerabilidad al cambio climático y a los desastres naturales y pérdida de biodiversidad. Los indicadores sociales negativos se veían -y siguen viéndose- agravados por las tasas extremadamente altas de homicidios y de violencia de género, incluido el feminicidio”, señala el documento.

El documento de la CEPAL “Enfrentar los efectos cada vez mayores del COVID-19 para una reactivación con igualdad: nuevas proyecciones” advierte que la caída de la actividad económica redundará en que, al cierre de 2020, el nivel del PIB en la región sea similar al de 2010.

“Habrá un retroceso de 10 años en los niveles de ingreso por habitante”, señala la CEPAL, cuya directora, Alicia Bárcena, detalló en la presentación del documento: “Se prevé ahora un aumento también mayor del desempleo, que a su vez provocará un deterioro importante en los niveles de pobreza y desigualdad”.

“Los mayores incrementos de la tasa de pobreza (de al menos 7 puntos porcentuales) se producirían en la Argentina, el Brasil, el Ecuador, México y el Perú. A su vez, la pobreza extrema se incrementaría principalmente en el Brasil, Colombia, el Ecuador, El Salvador, México y Nicaragua”, señala el documento.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) recordó que el FMI coincide con otros organismos internacionales que sitúan a México en el peor momento desde la gran depresión de 1929.

***