#ElPuntoG – BATEADOR DESIGNADO – Érase una vez…

Posted on noviembre 22, 2019, 10:19 am

EDUARDO MACÍAS*

Érase una vez, que un día llegó a un reino un príncipe con sus lacayos, entendiendo por estos últimos a los criados uniformados que acompañaban a su señor para prestarle ciertos servicios, como abrirle y cerrarle la puerta del automóvil cuando este viajaba.

Este príncipe llegó a un reino en donde sus habitantes eran auténticos guerreros, pero eso no los hacia personas menos hospitalarias, además de que tenían siempre un ánimo de agradar a sus visitantes.

Los visitantes por su parte llegaron con aires de grandeza, de conquistadores, y rápidamente se pusieron al descubierto sus verdaderas intenciones. Se decían a sí mismos y se autonombraban hacia el exterior como los numero uno del mundo mundial. Creyeron que con eso impresionarían o avasallarían a un pueblo que es amable pero no tonto. Se les olvido el pasaje del 5 de mayo.

Por si esto fuera poco, el príncipe designó a un vasallo de no muy buenas formas, además de ser intrigoso, mentiroso y bastante limitado en cuanto a sus capacidades para representarlo en la nación a la que llegaban.

Esto rápidamente empeoró y descompuso la situación del príncipe en el reino que pretendía conquistar con base en dos estrategias muy claras; la primera, mediante la compra a otros señores feudales de sus tierras o parte de ellas, y la segunda, a obtener nuevas tierras ofreciendo espejitos y productos según ellos de primer mundo a los gobernantes en turno, a quienes por cierto, eso sí, eran los número uno en balconearlos y comprometerlos con sus infidencias.

Mientras esto pasaba en la nación a conquistar, empezaron a brotarles rebeliones en otras partes del mundo mundial, ya que se les señalaba de prácticas nada ortodoxas y de las que según ellos nunca llevaban a cabo, poniendo en entredicho la honorabilidad y honestidad de los gobernantes en cuestión.

Así pasaron los días y el vasallo cada día se envolvía mas en sus mentiras y enredos, sus ayudantes se daban cuenta de ello y de su poca capacidad e inteligencia para resolver los problemas, además de que su carácter y poco liderazgo no le ayudaba en forma adecuada a cumplir las instrucciones de su príncipe. Aplicaba con sus vasallitos la que popularmente se le ha atribuido a don Quijote de la Mancha; “si los perros ladran, Sancho, es señal de que cabalgamos”, y así se autocomplacía y justificaba su poca pericia para tomar decisiones.

Ahora parece que el pueblo se quiere levantar y empiezan a salir los abusos del vasallo que, con tal de agradar a su príncipe, llevaba a cabo muchas tropelías e irregularidades, siempre con esa doble moral que caracteriza a los pillos de cuello blanco.

Es más, ya no solamente se investigaba al vasallo sino a los gobernantes que en su momento vendieron las tierras del reino, los que además pudieron incurrir en actos ilegales y de corrupción a decir de los nuevos gobernantes, lo cual sería un escándalo en el mundo mundial para el príncipe y sus vasallos.

Incluso, la negligencia del vasallo no solamente le afectaba a su príncipe en la capital del reino que pretendían conquistar, sino en las provincias mismas, donde ya en algunos casos tenía levantamientos, ya que trabajaban esas tierras con contratos vencidos o se peleaban con los reinos locales, además de alterar unilateralmente los acuerdos ya firmados.

Ahora tendrán que enfrentar y aclarar múltiples dudas de los nuevos gobernantes, así como ir entendiendo que este no es un reino al que se puede manipular y manejar a su antojo.

Continuará…

P.D. Cualquier parecido con casos de la vida real son meras coincidencias.

@116Gmail

***

* EDUARDO MACÍAS

ABOGADO

EDUARDO MACÍAS GARRIDO es abogado por la Escuela Libre de Derecho y profesor de Derecho Internacional en diversas Universidades. Es académico de la Universidad Panamericana por ya más de 15 años.

Se ha desempeñado como asesor político de diferentes agrupaciones, entre ellas la Unión de Voceadores y Expendedores de Periódicos y la Unión de Aseadores del Calzado, es especialista en materia de Publicidad Exterior, dedicándose a esta materia durante más de 20 años.

***