#ElPuntoG – BATEADOR DESIGNADO – Solidaridad con Mujeres, Siempre, no Sólo el 9 de marzo

Posted on marzo 03, 2020, 4:31 pm

EDUARDO MACÍAS*

La violencia puede provenir del hombre hacia la mujer, pero también de esta hacia aquellos, entendiendo por la misma el uso de la fuerza para conseguir un fin, especialmente para dominar a alguien.

Esta palabra siempre ha existido. Sin embargo, ahora hay un nuevo término, el de “feminicidio”, un concepto moderno, una barbarie antigua. El asesinato de mujeres simplemente por ser mujeres.

Hacia la segunda mitad del siglo XX apareció la naturalización histórica de una antigua forma de barbarie; la violencia contra las mujeres, y no es que no existiera, simplemente estaba soterrada por muchas razones.

Es así como la comunidad internacional se vio obligada a tomar cartas en el asunto, y es así que nace la Declaración de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Violencia contra las mujeres de 1993.

Hoy en día especialistas y activistas coinciden en que atravesamos un periodo histórico de recrudecimiento de este tipo de violencia. Todos, hombres y mujeres, tenemos el derecho a vivir una vida libre de este tipo de plaga social.

Esto nos recuerda la responsabilidad del Estado frente a este tipo de crímenes, debe garantizarnos a todos seguridad y, en su caso, que quien cometa este tipo de actos será castigado por los mismos.

En la realidad esto no pasa, independientemente de que quedan muchísimos delincuentes impunes debido a nuestro sistema de justicia, en el caso de las mujeres al sufrir maltratos en el hogar, en su trabajo, en la calle, amenazas, intimidación y violencia sexual, la misma autoridad es la primera que les da la espalda.

El clásico, “ay, pero si no le pegó, nada más la amenazo”; “ay bueno, sí la golpeo, pero no son de las lesiones que tardan en sanar más 180 días”. Sí, después nos enteramos de que esa misma mujer que tuvo el valor de ir a denunciar hoy está muerta. Está comprobado que muchas denunciaron alguna forma de violencia de su pareja, pero no se les tomó en serio y nunca se les respaldó como autoridad.

En otras palabras, no ha existido un acompañamiento del Estado para las mujeres y ahora se sorprenden de que salgan a manifestarse en las calles y expresen su descontento, su ira. Faltaba más, faltaba menos diría el clásico.

A la fecha, ¿de cuantas mujeres sabemos que están muertas y no se ha capturado a su homicida?, sí, efectivamente ya perdí la cuenta.

La violencia hacia las mujeres se concentra un 33% en el Estado de México. La principal motivación son la ira, el odio, los celos y la búsqueda de placer.

Aunado a la falta de educación, el machismo de estos cobardes, que no podemos llamar hombres, agreden a la mujer porque tienen miedo, pánico de que sobresalga en su trabajo, de que gane más dinero que ellos, vaya, de que pierdan una especie de control que les da seguridad.

En realidad son unos seres despreciables, cobardes con una serie de complejos y limitantes mentales que los lleva a actuar de esa forma contra las mujeres.

Ya es hora de que el Estado retome programas de prevención de la violencia contra las mujeres, que establezca políticas de urbanismo que promuevan la seguridad en las calles.

Que se dejen de excusas tontas y baratas. Las mujeres, al igual que los hombres, se pueden vestir como quieran, pueden salir a la calle a divertirse a la hora que quieran. Lo que tiene que hacer la autoridad es prevenir y castigar a los agresores en forma ejemplar.

Fátima, un angelito de 7 años nos recuerda que no debemos permitir como sociedad una más. Es responsabilidad de todos.

@116Gmail

***

* EDUARDO MACÍAS

ABOGADO

EDUARDO MACÍAS GARRIDO es abogado por la Escuela Libre de Derecho y profesor de Derecho Internacional en diversas Universidades. Es académico de la Universidad Panamericana por ya más de 15 años.

Se ha desempeñado como asesor político de diferentes agrupaciones, entre ellas la Unión de Voceadores y Expendedores de Periódicos y la Unión de Aseadores del Calzado, es especialista en materia de Publicidad Exterior, dedicándose a esta materia durante más de 20 años.

***