#ElPuntoG – TERCERA BASE – Nada Qué Festejar, Señor López

Posted on julio 04, 2020, 12:30 am

HÉCTOR GUERRERO*

Ya son dos años desde que nuestro país inició el camino “a la esperanza”, compramos por enésima ocasión el “sí se puede” y poco más de 30 millones de personas votaron masivamente en contra del anterior régimen, contra la corrupción, la impunidad y todo lo que representaba a la “mafia del poder”.

Hoy, que a nadie le quepa duda que tenemos más corrupción, más ineficacia, un Presidente austero viviendo en un palacio y que sólo piensa en hacer historia personal que puede verse en muchos destellos de su proceder diario, no le importa el país, solo su momento, su mandato.

Y nos quiere imponer la fecha de su triunfo electoral como fiesta nacional.

Hoy, la mayoría de los 120 millones de mexicanos, no tenemos absolutamente nada que festejar, pues el país se consume en medio de chistes, ocurrencias, medallitas milagrosas, la pandemia por coronavirus, la economía es un desastre, la violencia que no da cuartel, ataques a periodistas, las ocurrencias que afectan el estado de derecho, un partido (Morena) que es un verdadero arrabal.

Señores, el idilio se agota, el país es un desastre y del gobierno parten discursos de odio, de división, de miedo, que ha dado como resultado un gobierno inexistente, inoperante.

Los llamados que hacen a la reconciliación, a la unión, a pesar de las diferencias partidistas, ideológicas y de clase, son propios de la democracia, de un demócrata, pero todos sabemos que López no es un demócrata y menos le interesa la democracia. Hemos explicado en este espacio por qué.

Lo que quiere el tartufo del palacio, con ese discurso es que sí nos unamos todos, pero bajo su liderazgo, gobierno y religión, con un riesgo real de imponer un fundamentalismo, en este caso político-religioso.

La fe ciega de los votantes, la falta de autocrítica y la falta de un seguimiento real a lo que hace el gobierno, hace compinches a millones.

Todo esto ya comienza a pasar factura a la presidencia de AMLO, pues su mandato comenzó aún con Peña Nieto en el poder, recordemos la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, la Gestapo (perdón) la Guardia Nacional y los infames superdelegados, el otorgar asilo al ex presidente de Bolivia, Evo Morales, el minimizar la violencia de género, las mentiras en la liberación de Ovidio Guzmán, su servilismo a Donald Trump, el Ejército en las calles, su determinación para aniquilar los organismos autónomos.

Todo lo anterior para sacar como sea su objetivo de trascender personalmente, fortalecer la figura presidencial, como el PRI en sus “mejores años”.

Todo esto, ha provocado que el idilio, la luna de miel, la embriaguez, se esté terminando.

Hoy entre renglones, para justificar su inoperancia (como anillo al dedo) la caída mundial de la economía, va a provocar que el PIB de México descienda un 10% este año, y aunque aseguraba que se generarían millones de empleos, en tan sólo tres meses se perdieron un millón.

Pacificar al país con abrazos y acusando con su mamá a los delincuentes, no se ha logrado, en lo que va de su gobierno se han registrado más de 52 mil homicidios dolosos y los muertos por coronavirus que ya rondan los 30 mil.

Y no lo digo yo, pues hay analistas que lo ven desgastado, “y lo vemos en las encuestas, en todas ellas, aunque haya diferencias, ha habido una pérdida de más o menos 20 puntos, de tal manera que se está desgastando, está perdiendo credibilidad”, afirman.

Hoy no existe un cambio de régimen, estamos 30 años en el pasado, sobre las ruinas de López Portillo Echeverría, incluso su dizque némesis, Carlos Salinas.

Y de verdad, cuáles han sido los logros de este gobierno? Regalar dinero a sus clientelas, buscar el voto masivo en el 2021, debilitar las instituciones, hostigar a otras, intimidar a periodistas y condenar a los que no piensan como su majestad.

Para muestra, se ha ido con todo hacia los órganos autónomos como el Instituto Nacional Electoral (INE) y de Acceso a la Información (INAI), además de eliminar el Instituto para la Evaluación Educativa (INEE), coloca a sus esbirros en la presidencia de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, además de provocar (bueno él no, su mujer) la renuncia de Mónica Maccise como directora del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

El obradorismo hará historia, pero no la que pretende.

Y la oposición, pues baila al son de Macuspana, sólo reaccionan y el tiempo se les agota, en este sistema de partidos, democrático, ellos son la opción y mientras bailen el son de pejelagarto, la única salvación somos nosotros.

Así que, señor López, hoy los mexicanos no tenemos absolutamente nada que celebrar. Y la ola vinotinto se aleja de la costa, afortunadamente no se lo llevó todo, aún hay mexicanos que se plantarán de frente como rompe olas.

Los López se irán del palacio, la gansología se irá con ellos, pero nuestra nación prevalecerá, ese es el consuelo, eso es lo que si hay que festejar.

Así que, estimados amigos, que el 2 de julio nos recuerde que si queremos salir adelante lo tenemos que hacer por nosotros mismos, sin un mesías de por medio.

Tiempo al tiempo.

@hecguerrero

***

*HÉCTOR GUERRERO

PERIODISTA

HÉCTOR ENRIQUE GUERRERO MONTIEL actualmente es Director en Politica.Mx, TiempoReal.mx y Carmen-News.

Fue Coordinador de gestión informativa y de corresponsales del Periódico Reforma por más de 15 años, y se ha desempeñado como consultor en Comunicación y Política.

Adicto a la información, es un apasionado a lo referente al mundo del deporte y a los entuertos que forman y deforman la política nacional, lo que le ha animado a escribir la columna LOS TOCABLES en Politica.Mx.

***