Hacen trampa y se “agandallan” vacuna

Staff/GC
Posted on diciembre 31, 2020, 6:00 am

Aunque las autoridades del sector salud en México aseguraron que habría filtros de seguridad para garantizar que el personal del sector salud que atiende a pacientes afectados por coronavirus en la etapa más difícil, la corrupción y el «influyentismo» ya se hicieron presentes en Coahuila, el Estado de México y en la capital.

El dr. José Rogel Romero, en el atril, se vacunó junto con su familia. Foto: twitter

El pasado 24 de diciembre el director del Centro Médico “Adolfo López Mateos”, el doctor José Rogel Romero, y sus familiares, recibieron la vacuna en las instalaciones de la 22 Zona Militar, ubicada en el municipio de Santa María Rayón. La denuncia fue hecha por la periodista Daniela Pastrana del portal Pie de Página el 29 de diciembre y durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador.

¿Qué fue lo que pasó?

Según una investigación del portal de noticias Infobae que en el primer día de vacunación hubo un error en el sistema de confirmación de citas del personal médico, el cual fue puesto en funcionamiento por una empresa contratada por el IMSS. Esto provocó que se registrara un descontrol y que el personal de salud no acudiera a la hora designada.

Previo a que se iniciara el proceso de vacunación, las autoridades militares establecieron un control en cada uno de los 10 puestos, basado en un formato que recibieron los 10 hospitales más relevantes en la atención de la emergencia en la entidad para que cada directivo designara al personal que recibiría la vacuna.

Posteriormente, para confirmar el registro de cada uno de los profesionales, se les enviaría un código QR, el cual usarían al momento de presentarse a la vacunación, sin embargo, en esa parte del proceso fue donde se registró el error, lo cual ocasionó el retraso de quienes serían vacunados inicialmente.

Tras este problema, personal de la Secretaría de la Defensa Nacional y del Instituto de Salud del Estado de México determinó continuar con el proceso de vacunación, pues las inyecciones ya estaban preparadas, por lo que “se decidió convocar a trabajadores de otros hospitales que no estaban contemplados en esta primera etapa, tanto del Valle de Toluca como del Valle de México”.

Asimismo, la dependencia dijo que el registro de estas personas se realizó de manera manual, además de que se aplicaron las 975 dosis que fueron entregadas a la entidad entre personal médico que estaba presente.

Aunque en su conferencia de prensa del pasado miércoles 30 el presidente López Obrador confirmó que los familiares del directivo fueron vacunados, la Secretaría de Salud del Estado de México apuntó que desconocían si ellos habían recibido la inmunización.

Por lo pronto, la secretaría de Salud del Estado de México sancionará a José Rogel Romero por haber promovido la aplicación de la vacuna contra el Covid-19 a dos de sus familiares.

Los hechos fueron denunciados ante el órgano interno de control de la Secretaría de Salud local y se le dará vista a la Contraloría General del Estado de México, detalló el gobierno mexiquense a través de un comunicado.

Sobre los protocolos de actuación, la Secretaría de Salud indicó que reforzará el filtro de registro de candidatos a recibir la vacuna, con la finalidad de evitar que estas prácticas se repitan. Como parte del filtro de seguridad que aplica la Secretaría de Salud estatal, destaca la identificación precisa de cada uno de los médicos y su lugar de adscripción.

En Coahuila, se agandallan 29

El diario Milenio documentó que funcionarios de la jurisdicción sanitaria de Coahuila se vacunaron contra el covid-19 a pesar de no encontrarse en la primera línea de atención ni tener contacto directo con pacientes infectados.

De acuerdo con el diario, el personal que aplicó las vacunas en el 12 Regimiento de la Secretaría de la Defensa Nacional reveló que, aunque las dosis a aplicar eran 180 para el mismo número de personal médico de primera línea, se distribuyeron de 29 más “para los funcionarios que se quisieron vacunar”, con lo que aplicaron 209 vacunas. Uno de los funcionarios que usó una vacuna que debía estar destinada para un doctor, enfermera o camillero fue Guillermo Herrera, jefe de la Jurisdicción Sanitaria de Acuña. Herrera sí es doctor, pero su labor es de oficina, pues no atiende directamente a ningún paciente con Covid ni es responsable de trasladarlos o suministrarles oxígeno o medicamento, por lo que de acuerdo con las normas de esta primera etapa de vacunación no era acreedor a una dosis.

Al respecto, la Secretaría de Salud de Coahuila envió un comunicado en el que confirmó la vacunación del jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número 2 y argumentó que se trató de un acto legítimo, porque en septiembre el funcionario resultó positivo a covid-19, además de que “supervisa de forma continua y presencialmente unidades médicas en las que se atiende directamente a pacientes de covid-19” y “mantiene contacto directo” con el personal médico. Sin embargo, también se corroboró que en este grupo se aplicaron la vacuna al menos dos ingenieros en sistemas del Instituto Mexicano del Seguro Social que tampoco tienen contacto con pacientes Covid.

Lo intentaron en la CDMX

En la capital, también se intentó violar el proceso de vacunación, aunque en esta ocasión, si se pudo comprobar por parte del gobierno que hubo influyentismo de parte de dirigentes de las secciones XII y XIII que sin ser personal médico de la primera línea intentaron registrarse para recibir la vacuna.

La misma Jefa de Gobierno reconoció la intentona y recordó que habrá sanciones penales y administrativas para quienes intenten “meterse a la fila”.

Por su parte, la dirigencia del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México reprobó  la acción de algunos integrantes de las Secciones 12 y 13, que intentaron alterar el orden institucional del Programa de Vacunación que se lleva a cabo en la Ciudad de México, al pedir que se les aplicara la vacuna, a pesar de que no les corresponda.

La Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) «reprobó y condenó toda acción de anarquía y oportunismo de seudo representantes» que pretenden aplicarse la vacuna de Pfizer contra el covid-19 sin estar en la primera línea de batalla contra la pandemia. Joel Ayala, líder del SUTG de la Ciudad de México, advirtió que detectaron este tipo de actitudes de las Secciones 12 y 13, “lo que obliga aplicar la norma jurídica con las sanciones correspondiente a quienes busquen afectar la marcha del programa de vacunación establecido, trazado y ejecutado por el gobierno federal y el capitalino”. Ayala explicó que se debe aplicar todo el peso de la ley a quienes han intentado violentar la estrategia y el orden de un programa de vacunación fundamental para la salud de todos los mexicanos.

El IMSS advierte: “no se agandallen”

El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social Zoé Robledo, informó que se fincarán responsabilidades a todos aquellos trabajadores, funcionarios, que de manera “gandalla” se vacunan contra Covid-19 y que se abrirá una línea de denuncia donde cualquier persona podrá señalar algún acto de corrupción y, aunque el Seguro Social, se compromete a resguardar su anonimato, pero que en caso de difamación también se procederá contra el denunciante.

“Debemos de garantizar que nadie se salte la fila, que no haya gandallas, que no haya influyentismo. Ya han llegado algunas denuncias y las estamos investigando. Y que quede claro. Nadie que no sea personal de salud atendiendo covid-19 en la primera línea debe de ser vacunado en esta primera etapa; nadie incluido el nivel central; nadie, incluye y empieza, conmigo mismo, mi familia y mis más cercanos colaboradores”, agregó como parte de la circular que leyó.