Hombres, víctimas y verdugos

Staff/GC
Posted on abril 13, 2019, 7:05 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 8 mins

La violencia desbordada en México tiene rostro masculino. Ellos son víctimas y verdugos de delitos de alto impacto; ellos tienen más posibilidades de morir asesinados; ellos son más propensos a ser secuestrados; hombres jóvenes están inmersos en ciclos de violencia… y son hombres quienes cometieron el 85% de los delitos el año pasado.

De acuerdo con el Índice de Paz México (IPM) 2019, cada año uno de cada tres adultos es víctima de un delito en México y son los jóvenes los más afectados por la violencia pues ese sector (de entre 15 y 29 años) registra una tasa de homicidios 42% más alta que la de la población en general.

“La mayor parte de las personas que están encarceladas son hombres jóvenes que tienen familia y cierto nivel educativo; 64% tenían por lo menos un hijo que dependía económicamente de ellos en el momento de su detención”, señala el informe del Institute for Economic and Peace (IEP).

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) ha difundido que 2018 fue el año más violento de la historia con 33,341 asesinatos. Lo que significa que, cada día, 91 mexicanos o mexicanas eran asesinados a un ritmo de tres por hora. De ese total, 23,672 personas fueron asesinadas con armas de fuego.

“El incremento en la tasa de homicidios en 2018 se acompañó de un aumento considerable en la tasa de violencia con armas de fuego, que creció 16% y provocó que 24 de los 32 estados reportaran crecientes tasas de delitos cometidos con ese tipo de armas”, señala el IPM.

Dado el nivel de criminalidad, México es menos pacífico por tercer año consecutivo. La tasa de homicidios nacional aumentó 80.5% entre 2015 y 2018 y la tasa de delitos con violencia se incrementó en 25% en el mismo periodo.

“En 2018, el nivel de paz se deterioró 4.9% en México. La tasa de crímenes de la delincuencia organizada se elevó 11.6% en 2018. En dicho año, tanto la extorsión como los delitos de narcomenudeo también aumentaron”, señala el informe.

Agrega que la tasa de homicidios se elevó en 23 estados de 2017 a 2018. Los mayores aumentos se registraron en Guanajuato y Quintana Roo, con alzas de 127% y 106%, respectivamente.

El impacto económico de la violencia fue 10 veces mayor que el gasto público
en salud y ocho veces mayor que el gasto en educación

Índice de Paz México 2019

 

El IPM registra un aumento en la tasa de crímenes de la delincuencia organizada en 20 estados y destaca el incremento de 46.1% en los delitos de narcomenudeo de 2015 a 2018.

El IEP calcula que el impacto económico de la violencia en México asciende a 5.16 billones de pesos (268 mil millones de dólares) en 2018.

Detalla que la violencia y el miedo a la violencia “producen importantes trastornos económicos. En tanto que los incidentes violentos generan costos por daños a la propiedad, lesiones físicas o trauma psicológico, el miedo a la violencia altera el comportamiento de la economía, sobre todo al cambiar los modelos de inversión y consumo, pero también al desviar los recursos públicos y privados de las actividades productivas y dirigirlos a medidas de protección”.

Y es que la ciudadanía no se siente segura ni en su casa.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2018 señala que el 24.3% de la población se siente insegura en su casa; 46% se siente insegura en su automóvil y un 71% en el transporte público, entre otros espacios.

El Índice advierte que el creciente impacto económico de la violencia refleja el deterioro de la paz que el país ha experimentado en los últimos cuatro años y que el impacto económico de la violencia en todo el país en 2018 fue de 41,181 pesos por persona.

“Estas pérdidas per cápita equivalen a más de cinco meses de ingresos de un trabajador mexicano promedio. Colima, clasificado como el tercer estado menos pacífico de México en 2018, tiene el mayor impacto económico de la violencia per cápita: 83,167 pesos. Colima tuvo la tasa de homicidios más alta de México en 2018, pero también una población relativamente pequeña. Yucatán tuvo el menor impacto económico de la violencia por persona: 10,808 pesos”.

Fuente: ENVIPE 2018.

Fuente: ENVIPE 2018.

El impacto económico de la violencia aumentó 10% en 2018, lo que generó 490 mil millones de pérdidas adicionales.

El IEP identifica ocho factores clave que denomina “pilares” que conforman la paz positiva: Buen funcionamiento del Gobierno, distribución equitativa de los recursos, libre flujo de información, entorno empresarial sólido, alto novel de capital humano, aceptación de los derechos de los demás, bajos niveles de corrupción y buenas relaciones con los vecinos.

El análisis de Paz Positiva del IEP descubrió que las calificaciones bajas en buen funcionamiento del gobierno, bajos niveles de corrupción y libre flujo de información han atrapado a México y su sistema social en un ciclo de violencia.

Destaca que esos pilares no sólo son débiles en comparación con el resto del mundo y de América Latina, sino que están deteriorándose.

“Si bien México muestra fortaleza en cuatro de los ocho pilares, su desempeño es bajo en tres pilares clave: buen funcionamiento del gobierno, bajos niveles de corrupción y libre flujo de información, lo cual es de interés para los estudios de los sistemas nacionales que lleva a cabo el IEP”.

Advierte que su investigación global ha demostrado que una característica que define a los países altamente pacíficos es el desempeño equilibrado en todos los pilares.

“Sin embargo, las calificaciones de México no son balanceadas y la brecha entre los Pilares de Paz Positiva sigue en aumento. A menos que se atiendan estas áreas, será difícil que el país mejore sus niveles de paz”.

***

Leave a Reply

  • (not be published)