Indiferencia, es la respuesta

Staff/GC
Posted on marzo 06, 2020, 4:09 pm

Ante la violencia generalizada y asesina contra las mujeres, la estructuras de gobierno han mostrado su fracaso y desde la Presidencia de la República no ha ocultado la indiferencia que la crisis le provoca.

“No podemos seguir ignorando que cada dos horas y media una mujer es asesinada en México. ¿Cuántas vidas se perderán hasta que este tema sea prioritario para el Estado?”, ha cuestionado Amnistía Internacional, que señaló que en enero del año pasado, en promedio, fueron asesinadas diariamente 10 mujeres en México. “A pesar de la gravedad, el Estado no cuenta con medidas efectivas para prevenir, erradicar, investigar y sancionar los feminicidios. La indiferencia del Estado mexicano para protegerlas no puede seguir pasando desapercibida”.

El Informe Anual 2019 de Amnistía Internacional da cuenta que la violencia de género contra niñas y mujeres es generalizada en México y las autoridades no investigan estos delitos y los reponsables d elos delitos “rara vez” comparecen ante la justicia.

“Las autoridades iniciaron 1,006 investigaciones sobre feminicidios. Al terminar el año no había ninguna señal de que los mecanismos de alerta de de violencia de género contra las mujeres hubieran reducido la violencia de género”.

Recordó que en agosto pasado varios casos de violencia sexual contra muejeres y niñas suscitaron indignación y manifestaciones en la Ciudad de México, entre otras ciudades, y el gobierno de la capital del país hizo inicialmente caso omiso de las protestas, a las que tachó de “actos de provocación”, y declaró que pondría en marcha investigaciones penales contra manifestantes por daños a inmuebles. “Posteriormente, y al parecer como reacción a la indignación ciudadana, el gobierno cambió su postura y declaró que respetaría el derecho a la libertad de reunión e investigaría los casos de violencia contra mujeres y niñas”.

Luego de los asesinatos perpetrados contra Ingrid en la demarcación Gustavo A. Madero y del asesinato de la niña Fátima en el oriente de la capital, así como la indignación que causó entre la sociedad y las posteriores manifestaciones de colectivos de mujeres, el presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó que los crímenes son parte de una crisis de valores provocada por el neoliberalismo.

“Sostengo que se cayó en una decadencia, un proceso de degradación progresivo que tuvo que ver con el modelo neoliberal”, afirmó en su conferencia en Palacio Nacioal.

Frente a las protestas convocadas por las organizaciones feministas frente a Palacio Nacional, el presidente pidió a quienes protestaron por los feminicidios que no le estén pintando puertas.

Adicionalmente, López Obrador ha señalado que el paro nacional #UnDíaSinNosotras al que convocaron los colectivos feministas es una estrategia de sus “adversarios”, los “conservadores”, para atacar a su administración.

“Es claro que está la derecha metida, los conservadores. O sea, así como hay mujeres que por convicción y de manera libre protestan y lo van a seguir haciendo, también hay oportunistas. Estoy viendo que hasta los partidos –por respeto no voy a decir cuáles–, pero se pasan”, dijo durante una gira por La Paz, Baja California Sur.

Dedicado a la promoción de la supuesta rifa del avión presidencial, el mandatario en otra conferencia llegó a decir “no quiero que el tema sea nada más lo del feminicidio; ya está muy claro. Se ha manipulado mucho sobre este asunto en los medios”.

Aunque la Estrategia Nacional de Seguridad Pública establece que “se está reafirmando el combate a los delitos que más afectan a la sociedad, como la extorsión, el robo, el secuestro, el homicidio, el tráfico de personas, el contrabando y el comercio ilegal de armas, el feminicidio, la violencia de género y los crímenes de odio”, el año 2019 se convirtió en el año más sangriento en la historia del país y el número de feminicidios también se incrementó.

Tan sólo en enero de este año, 368 mujeres fueron asesinadas, 72 de esos crímenes fueron feminicidios.

“Desde hace varios años, nuestro país atraviesa una coyuntura crítica en materia de derechos humanos (…) mientras que la confianza de la ciudadanía en las instituciones se ha visto mermada debido principalmente a la impunidad, la corrupción, la indiferencia y la ineficacia de las autoridades. Estos aspectos, además de afectar la credibilidad de las instituciones ante las personas, muestran su efecto de percepción en la debilidad del Estado de Derecho y la falta de un acceso real a la justicia”, señala la Comisión de Derechos Humanos en el Informe de actividades 2018. “El aumento de los feminicidios refleja otro de los fracasos de las estrategias públicas para proveer seguridad a las mujeres. El desafío del Estado mexicano para realizar un registro confiable de este delito sigue siendo una tarea pendiente”.

La CNDH, en el Diagnóstico Nacional de Acceso a la Justicia y Violencia Feminicida en México, advierte que “el hecho de que las instituciones de procuración e impartición de justicia presenten acciones insuficientes para garantizar el acceso a la justicia en los casos de feminicidio, envía un mensaje de permisividad y tolerancia frente al problema, lo cual además no contribuye a modificar las estructuras en que se basan las nociones de la violencia feminicida. Esto trae como consecuencia tanto la impunidad social frente al asesinato sostenido de mujeres, como la impunidad del Estado”.

José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de la organización Human Rights Watch, escribió que “el gobierno de López Obrador debe optar entre seguir ignorando sus obligaciones jurídicas internacionales, los manifestantes que se congregan frente a sus puertas y los cuerpos de mujeres que se acumulan ante su vista, o adoptar medidas adecuadas para abordar esta situación”.

***