Irresponsables ante la crisis

Staff/GC
Posted on marzo 21, 2020, 2:55 am

En el contexto de la peligros generados por el coronavirus Conavid-19, el director general de la Organizacion Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Gebreyesus, ha expuesto que “las crisis como esta tienden a sacar lo mejor y lo peor de la humanidad”.

Y en México, la clase política y sus seguidores, funcionarios de gobierno y destacados miembros de la prensa, han dado muestras de irresponsabilidad, opacando los mensajes que la alerta sanitaria merece.

El mismo Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha desoído las medidas preventivas recomendadas por Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, quien -a falta de la instalación del Consejo de Salubridad General- ha lucido como el encargado de la estrategia gubernamental contra enfrentar la pandemia.

El mandatario no ha frenado sus mítines, ni dejado de saludar, abrazar y besar a sus seguidores; ha quedado registrado su rechazo al gel antibacterial y ha conminado a seguirse abrazando.

Esta actitud incluso ha sido solapada por el mismo Hugo López-Gatell:

“La fuerza del Presidente es moral, no es una fuerza de contagio”, dijo el funcionario en una de las reuniones informativas sobre el coronavirus.

La carencia del Consejo de Salubridad General (CSG) permitió que desde distintos frentes de gobierno surgieran mensajes que sólo contribuían a la confusión entre los ciudadanos.

La Comisión Nacional del Deporte, por ejemplo, difundió un gráfico en el que sentenciaba que el “Coronavirus covid-19 NO ES UNA SITUACIÓN DE EMERGENCIA” y señalaba que no era necesario cancelar eventos masivos ni actividades laborales ni escolares.

Adicionalmente, mientras los eventos masivos se cancelaban o posponían en distintas partes del planeta, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, con el respaldo de la autoridad federal, desestimó posponer o cancelar el festival musical Vive Latino que, se estima, tuvo una asistencia superior a las 110 mil personas durante dos días.

El mismo Secretario de Salud federal, Jorge Alcocer, soltó que gracias a que el país se alejaba de la temporada invernal se mitigaba la posibilidad del virus.

“Hay un factor favorable: nosotros estamos saliendo del periodo de invierno -no con eso tener confianza en extremo- y esto mitiga la posibilidad de un virus que es no de mucha fuerza letal o de producir enfermedades”, dijo el funcionario federal, quien fue secundado por el Secretario de Salud de Nuevo León, Manuel de la O, al afirmar que el calor ayudará a disminuir la transmisión del virus.

La información difundida por la Organización Mundial de la Salud señala que el coronavirus Covid-19 puede transmitirse en áreas con climas cálidos y húmedos.

“Según la evidencia hasta el momento, el virus Covid-19 se puede transmitir en TODAS LAS ÁREAS, incluidas las áreas con clima cálido y húmedo. Independientemente del clima, adopte medidas de protección si vive o viaja a una área que reporta Covid-19. La mejor manera de protegerse contra el Covid-19 es limpiarse las manos con frecuencia. Al hacer esto, elimina los virus que pueden estar en sus manos y evita la infección que podría ocurrir al tocarse los ojos, la boca y la nariz”, recomienda la OMS. El organismo añade que el clima frío y la nieve tampoco pueden matar al nuevo coronavirus y que tomar un tomar un baño caliente no previene la nueva enfermedad por coronavirus.

La censura a la actuación de las autoridades mexicanas ha llegado hasta el seno de la OMS, donde el pasado 16 de marzo, Tedros Adhanom Gebreyesus señaló que ante la pandemia es necesario “el compromiso político al más alto nivel porque esta pandemia no se trata solo del sector de la salud; toca casi todos los sectores del gobierno”.

Este enfoque, agregó el Secretario General, debería ser capaz de movilizar a toda la sociedad y asegurarse de que esta respuesta se convierta en asunto de todos, de cualquiera en México.

“Esto es algo que solo puede tener éxito si todos los mexicanos están realmente involucrados”, añadió Adhanom Gebreyesus, ante la pregunta de la periodista de Proceso Gabriela Sotomayor. “Es asunto de todos y eso es lo que estamos sugiriendo a todo el mundo y será lo mismo para México y esperamos ver el progreso en el enfoque de todo el gobierno, el enfoque de toda la sociedad y asegurarnos de que esto sea asunto de todos”.

Ante la débil postura federal para enfrentar la crisis, personajes de la oposición, como el senador de Movimiento Ciudadano Samuel García ha acusado, sin pruebas, que el Gobierno federal ha maquillado las cifras de los afectados por el coronavirus.

“Hace unos días y asumo total responsabilidad de lo que voy a decir, platicando con funcionarios y médicos del ISSSTE, me decían que ellos están ordenados a registrar todo como influenza, aun y que les lleguen con síntomas claros de coronavirus, la orden es: ‘tú registra todo como influenza’.

“Por eso no es raro que aparezcan solamente 5, 7, 11 casos, están maquillando los datos y lo peor, en las mañaneras no les dan la importancia debida, sigue el presidente hablando de abrazos”, dijo el senador por Nuevo León.

López-Gatell señaló que los dichos del legislador son cosas absolutamente falsos.

Periodistas también han contribuido a enrarecer el ambiente en medio de esta crisis de salud.

El domingo 15 de marzo, varios medios de comunicación y connotados articulistas difundieron que un empresario se había convertido en la primera víctima mortal del Covid-19 en México, pero la información fue desmentida por la Secretaría de Salud, que precisó que el paciente se encontraba en estado crítico.

“Como dijo el director general (de la OMS) ‘el mayor enemigo en este momento no es el virus, es el miedo, los rumores y el estigma’”, alertó desde febrero el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres.

Salomón Chertorivski, quien hace ocho años encabezó la Secretaría de Salud federal señaló en miércoles 18 de marzo que la información relevante se ha dado a través del subsecretario López-Gatell; sin embargo, se han desarrollado reuniones con autoridades de educación, gobernadores, pero aisladas e inconexas, sin mandatos que nos obliguen por igual a todos.

“Tras el anuncio de cancelación anticipada de clases, varias entidades federativas anunciaron sus propias medidas, sus tiempos y modalidades, como si se tratara de fragmentos que no tienen una profunda interrelación con la vida social y económica del resto del país”, escribió en un artículo en Reforma.

“Para eso existe un órgano constitucional “el consejo de Salubridad General) que es la máxima autoridad en esta materia. Responsable, entre otras cosas, de decretar una emergencia sanitaria, pero además a su seno acuden las diferentes secretarías de Estado, las instituciones de salud y las decisiones que ahí se toman, colegiadamente, son de aplicación obligatoria y general”.

Apenas el 19 de marzo el CSG llevó a cabo su primera sesión extraordinaria 2020 y su primer acuerdo fue reconocer la epidemia del Covid en México “como una enfermedad grave de atención prioritaria”.

***