La confesión de López Obrador

Staff/GC
Posted on junio 20, 2020, 4:04 pm

El presidente Andrés Manuel López Obrador admitió que fué él quien ordenó la liberación de Ovidio Guzmán, quien fue detenido por fuerzas castrenses en Cualicán, Sinaloa, el 17 de octubre del año pasado.

“Yo ordené que se detuviera ese operativo y que se dejara en libertad a este presunto delincuente”, dijo López Obrador en su conferencia matutina del viernes.

La medida tomada por el tabasqueño supone una violación al Código Penal Federal, que sanciona hasta con 12 años de cárcel al servido público que contribuya en la evasión de algún detenido.

“Artículo 150.- Se aplicarán de seis meses a nueve años de prisión al que favoreciere la evasión de algún detenido, procesado o condenado. Si el detenido o procesado estuviese inculpado por delito o delitos contra la salud, a la persona que favoreciere su evasión se le impondrán de siete a quince años de prisión, o bien, en tratándose de la evasión de un condenado, se aumentarán hasta veinte años de prisión.

“Si quien propicie la evasión fuese servidor público, se le incrementará la pena en una tercera parte de las penas señaladas en este artículo, según corresponda. Además será destituido de su empleo y se le inhabilitará para obtener otro durante un período de ocho a doce años”, dice el Código Penal.

Ovidio Guzmán López, de 28 años, es buscado por las autoridades estadounidenses. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo describió desde 2012 como un importante miembro del cártel de Sinaloa.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro incluyó a Guzmán López junto con Iván Archivaldo Guzmán Salazar, “El Chapito”, en la Ley de Designación de Cabecillas Narcotraficantes y les congeló sus bienes dentro en EU.

Luego del operativo para la detención de Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo”, López Obrador también puso en riesgo la seguridad del jefe del Grupo de Análisis de Información del Narcotráfico al ordenar al Secretario de la Defensa, Luis Crescencio Sandoval, que revelara el nombre del Coronel.

“El comandante del GAIN cuyo nombre fue irresponsablemente revelado esta mañana, debe ser protegido de inmediato, junto con toda su familia. Incluso valórese el nombrarlo agregado militar en otro país. Lo que pase a él y a los suyos es ya responsabilidad de quien ordenó exponerlo”, reprobó en su cuenta de Twitter el ex presidente Felipe Calderón.

El periodista Héctor de Mauleón indicó que se violó el Código Militar “y demuestra que (López Obrador) no tiene la menor idea de lo que está haciendo, pues pone en grave riesgo al responsable y a su familia”.

Ese 17 de octubre, los ciudadanos de Culiacán vivieron horas de terror luego de la detención de Ovidio Guzmán.

Con el objetivo de liberarlo, células del cártel establecieron un operativo que implicó una intensa balacera en distintas zonas de la capital de sinaloa, la toma de camiones de carga, autobuses, el establecimiento de retenes para el robo y la quema de automóviles, y en medio del caos registrado en las calles de Culiacán, una veintena de reos se fugó del penal de Aguaruto.

El Cártel de Sinaloa desafió a la autoridad federal; la venció y exhibió a un gabinete desarticulado y sin estrategia para enfrentar al crimen.

Las autoridades informaron inicialmente que encontraron a Guzmán durante una búsqueda de rutina; más tarde reconocieron que la operación había sido planeada, pero precipitada y sin orden de aprehensión.

Un personaje que no dio la cara durante la crisis fue López Obrador, quien privilegió un viaje a Oaxaca que encabezar el Gabinete de Seguridad, y evadió informar sobre la situación que enfrentaban los ciudadanos de Culiacán.

De hecho, los críticos acusaron que la victoria del cartel representaba una sorprendente humillación para el gobierno mexicano, como difundió The New York Times, que señaló que la retirada realizada por el gobierno federal envió sentó un precedente peligroso, pues los cárteles ahora pueden asumir con mayor firmeza que a través de la violencia pueden salirse con la suya y promover sus intereses.

***