Lozoya, la punta de la hebra

Staff/GC
Posted on febrero 14, 2020, 8:27 pm

La detención del ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya Austin significa la punta de la hebra en la lucha contra la corrupción que prometió la actual administración federal.

La Policía Nacional de España detuvo el miércoles 12 de febrero de este año al ex directivo en Málaga, luego de que durante nueve meses anduviera a salto de mata y fuera buscado por la Interpol en 190 países.

El organismo ibérico informó que desde el momento en que las autoridades mexicanas emprendieron la búsqueda internacional de Lozoya, la policía española obtuvo indicios que situaban al fugitivo en diferentes localidades de la península, aunque el alto poder adquisitivo del ex director de Pemex y sus lazos internacionales complicaban su localización.

Pero las investigaciones de la Policía Nacional, que se prolongaron durante nueve meses, localizaron al prófugo a principios de 2020 en la provincia de Málaga.

“En el día de hoy una actuación conjunta del Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales de la Comisaría General de Policía Judicial, y de la UDYCO de la Comisaría Provincial de Málaga ha culminado con la detención del fugitivo en los alrededores de una urbanización de Málaga”, informó la Policía Nacional de España.

Sobre Lozoya pesan cinco órdenes de aprehensión: por los delitos de delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Además de defraudación fiscal, Lozoya deberá responder por la venta irregular que realizó AHMSA a Pemex, durante su gestión, de una planta de Agronitrogenados por la que la petrolera nacional pagó un sobreprecio estimado de más de 500 millones de pesos, y el caso de corrupción ligado a la empresa brasileña Odebrecht.

En agosto de 2017, el diario brasileño O’Globo reveló que el ex director de Pemex Emilio Lozoya Austin recibió sobornos por 10 millones de dólares por parte de la constructora Odebrecht a cambio de una licitación por 115 millones de dólares para realizar obras en la refinería de Tula.

De acuerdo con la información difundida por el diario brasileño, el ex director de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses Weyll, expuso que los pagos comenzaron en marzo de 2012, cuando Lozoya era uno de los principales integrantes del comité de campaña de Enrique Peña Nieto.

Emilio Lozoya Austin fue director de Pemex desde el inicio de la administración de Peña Nieto hasta febrero de 2016.

Luis Alberto de Meneses Weyll huyó de México en mayo de 2017 en medio del escándalo por presuntos actos de corrupción entre la empresa brasileña y Pemex.

Corrupción Histórica

“Durante 2016, Brasil fue sacudido por el mayor escándalo de corrupción en su historia. A lo largo de una investigación de dos años -conocida como Operación Lava Jato- los fiscales dejaron al descubierto una gigantesca trama de sobornos que alcanzó a decenas de políticos y ejecutivos de empresas, y que hasta el momento ha dado lugar a 240 acusaciones penales y 118 condenas, por un total global de 1,256 años de prisión”, informó en octubre de 2017 el Barómetro Global de la Corrupción de Transparencia Internacional en su informe “Las personas ala corrupción: América Latina y el Caribe”.

En diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que Odebrecht, un conglomerado mundial de la construcción con sede en Brasil, y Braskem, una empresa petroquímica brasileña, se declararon culpables de los delitos imputados y acordaron pagar al menos 3.5 mil millones de dólares en sanciones penales mundiales para resolver el caso de soborno extranjero más grande de la historia.

“Estas resoluciones son el resultado de un esfuerzo multinacional extraordinario para identificar, investigar y enjuiciar un esquema de corrupción altamente complejo y duradero que resultó en el pago por parte de las empresas acusadas de sobornos de cerca de mil millones de dólares a funcionarios de todos los niveles de gobierno en muchos países”, dijo entonces el Fiscal Federal Robert L. Capers, del Distrito Este de Nueva York. “En un intento por ocultar sus crímenes, los acusados ​​utilizaron el sistema financiero global, incluido el sistema bancario en los Estados Unidos, para disfrazar la fuente y el desembolso de los pagos de sobornos pasando fondos a través de una serie de compañías fantasma”.

Los hechos enunciados en el acuerdo entre Odebrecht y el Departamento de Justicia de EU establecen que entre 2001 y 2016, Odebrecht y sus cómplices conspiraron para proporcionar cientos de millones de dólares en pagos por corrupción a funcionarios extranjeros, partidos políticos, “para asegurar una ventaja inadecuada e influir en los funcionarios extranjeros, los partidos políticos extranjeros y los candidatos políticos extranjeros para obtener y retener negocios en varios países del mundo.

El documento añade que durante ese periodo, Odebrecht y sus cómplices pagaron aproximadamente $788 millones de dólares en sobornos en 12 países.

“Odebrecht hizo y provocó que se le hicieran aproximadamente $439 millones de dólares en pagos corruptos a partidos políticos extranjeros, funcionarios extranjeros y sus representantes en países fuera de Brasil, incluidos Angola, Argentina, Colombia y República Dominicana. República, Ecuador, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú y Venezuela, a fin de asegurar una ventaja inadecuada para obtener y retener negocios para Odebrecht en esos países. Odebrecht se benefició con más de $1.4 mil millones de dólares como resultado de estos pagos corruptos”, dice el documento.

Pacto de No Acción

El documento del Departamento de Justicia de Estados Unidos establece que entre 2010 y 2014, Odebrecht realizó pagos a funcionarios corruptos del gobierno de México por aproximadamente 10.5 millones de dólares para asegurar contratos de obras públicas.

“Por ejemplo, en o alrededor de octubre de 2013, Odebrecht acordó pagar un soborno a un funcionario de alto nivel de una compañía estatal mexicana controlada por el Estado a cambio de que el funcionario ayudara a la Compañía a ganar un proyecto. En o alrededor de diciembre de 2013 y fines de 2014, Odebrecht, a través de la División de Operaciones Estructuradas, pagó al funcionario 6 millones de dólares”, acusa el Departamento de Justicia de EU.

Los sobornos de Odebrecht también fueron abordados en 2016 por la justicia de Brasil y sacudió al continente… Menos a México, donde la relación Odebrecht-Lozoya era del conocimiento de las altas esferas gubernamentales.

Una ficha informativa emitida por la Fiscalía General de la República establecía lo anterior e informaba que, incluso, el 16 de febrero de 2017 el entonces Procurador General de la República Raúl Cervantes firmó un convenio por el cual las autoridades de Brasil se comprometieron a proporcionar la información referente a la investigación; a cambio, las autoridades de México se comprometieron a no ejercer ninguna acción civil, administrativa o penal en contra de funcionarios de la empresa Odebrecht.

Durante dos años, durante la gestión de Enrique Peña Nieto, aliado de Lozoya, el expediente estuvo en la congeladora de la entonces PGR.

Incluso en enero de 2018, los entonces integrantes del Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción demandaron al encargado de despacho de la PGR Alberto Elías Beltrán un informe detallado sobre el proceso de la investigación por el caso Odebrecht.

La hasta ese momento presidenta del Comité, Jacqueline Peschard, recordó que el día de su salida de la Procuraduría, Raúl Cervantes afirmó que las investigaciones estaban concluidas.

Con el nuevo gobierno la investigación fue activada y, dada la detención, el Fiscal General, Alejandro Gertz, ha señalado que el caso de Lozoya involucra a toda una estructura de poder.

“Yo no considero que esto sea un hecho aislado, no considero que sea un caso que sea atípico, yo creo que fueron una serie de conductas que se repitieron de una manera muy estructurada y con un propósito de saquear a este país, no le veo otra opción de calificarlo de otra manera”, dijo Gertz a Reforma.

Para el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, existen nexos entre Odebrecht con el PRI y las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña.

“Se supo que esta empresa aportó recursos para la campaña del PRI, ese es un tema. De que había esa liga de Odebrecht con el gobierno, no hay duda, se conoce hasta de una reunión que llevó a cabo el Consejo de Administración de Odebrecht en Los Pinos, ¿qué más pruebas puede haber sobre eso?”, dijo durante su conferencia del jueves.

***