¡No hay papeeeeeeeeel!, reclaman a diputados de la ALDF

Posted on mayo 11, 2017, 11:36 pm

Hasta el año pasado, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal gastaba alrededor de medio millón de pesos por trimestre, solo en la compra de hojas de papel para poder sacar copias e impresiones; Sin embargo, las secretarias, asesores y empleados de la ALDF debían comprar sus propios paquetes de hojas para poder trabajar porque en el almacén les dijeron que “no había papelería”.

La situación continuó igual durante el cierre del 2016 y en la esperanza de los trabajadores estaba que en el presupuesto 2017 se subsanara la falta de material.

Sin embargo, y derivado de un Acuerdo de la Comisión de Gobierno, uno de los rubros en los que se va a recortar gasto será justamente el de compra de papel, pues de acuerdo a lo expresado por el mismo presidente de la Comisión, el diputado Leonel Luna, se va a transformar toda la correspondencia interna a únicamente digital, para evitar así el uso de papel y hacer, según el diputado del PRD más eficiente la operación de la ALDF.

¿Y dónde quedó el papel?

Cuando en septiembre de 2015 ocuparon sus oficinas los nuevos diputados de la VII Asamblea Legislativa, la falta de papel no existía. Los remanentes de la pasada legislatura y la proyección de gasto presupuestada para ese rubro para el año 2016 hacían suponer que los materiales seguirían llegando al almacén. Sin embargo, en junio del mismo año comenzó a faltar papel.

De acuerdo con un informe de la Oficina de Transparencia de éste órgano legislativo, hasta el año pasado, la ALDF pagó en el primer trimestre del 2016 a la empresa Luc Soluciones S.A de C.V., un total de $341 mil 330 pesos, sin que en los informes de gastos trimestrales apareciera un nuevo contrato.

Buscando una explicación a la ausencia de papel, no obstante, el gasto realizado y la inconformidad de los trabajadores a un año y medio de servicio de esta VII Legislatura, Gaceta Ciudadana recorrió las distintas oficinas de la ALDF: las de calle de Gante, las del edificio de Zócalo, las de Avenida Juárez y del mismo recinto de Donceles, y en todas ellas la queja era unánime: “¡No hay papel y encima nos recortan el gasto administrativo!”

“Al principio lo que hacíamos era recortar las hojas tamaño oficio porque se acabaron las tamaño carta, pero ahora si de plano nosotros tenemos que traer nuestro propio papel para poder trabajar porque ya no hay y aun cuando nos dejan sin elementos para trabajar nos van recortar el presupuesto, no nos va a alcanzar”, dijo una empleada de la oficina de Servicios Generales, lugar donde se encuentra el almacén.

Del mismo modo se visitó el área de almacén, pero en cuanto se enteraron de la petición de información, los responsables bajaron la cortina y se negaron a responder a la pregunta de si había papel en la bodega.

Si no esta ahí ¿Cuándo se acabó?, ¿dónde quedó el material? ¿por qué a dos meses de haberse contratado la adquisición el papel, nunca llegó a las oficinas?, fueron preguntas que los responsables se negaron a responder en el almacén.

De acuerdo con el presidente de la Comisión de Gobierno de la ALDF, Leonel Luna Estrada, por consenso de todos los grupos parlamentarios para este año, se acordó realizar un recorte presupuestal a servicios y adquisiciones como medida de austeridad, y entre ellas la disminución de papel para todos.

“En 20 años que tengo trabajando en esta institución (ALDF) jamás había faltado la papelería en las oficinas y por lo que sabemos, sí existe este problema en otros pisos y oficinas de los Partidos Políticos”, dijo una secretaria, volteando hacia las oficinas de los diputados cercanas a ella, temerosa de que escucharan la declaración.

Dentro del pan de austeridad que llevarán a cabo los legisladores de la Ciudad de México, se recortarán los gastos de administración como el corte de líneas telefónicas fijas, viáticos, plazas y servicios para todos los empleados, incluyendo a los 66 diputados, y conseguir un monto de 150 millones de pesos al final del día, como un bono de recuperación para el gasto administrativo.

Sin embargo, no se sabe con claridad a donde irá destinado ese dinero o a quién, mucho menos si los empleados seguirán comprando su propio material de trabajo, pese a que la Asamblea Legislativa declare más de 300 mil pesos en papel que nunca se vio.

Según el perredista Luna Estrada, como medida para contrarrestar la falta de papelería se implementarían programas de digitalización, para ya no se va a utilizar ningún tipo de papel. Ellos quieren lucir más eficientes y vanguardistas.

“Nos recortaron el papel y más servicios generales para los trabajadores, y no existe hasta el momento ningún plan de digitalización, ni nada, seguimos pagando para trabajar”, señaló un asesor de los diputados que a petición expresa pidió se omitiera su nombre.

“A los usuarios del servicio de fotocopiado, para proporcionar el servicio de copias le suplicamos traer consigo su propio papel para poder atenderle. Gracias”, se lee todavía en una tarjeta colocada en una de las ventanillas de fotocopiado del edificio de la Plaza de la Constitución.

***

Leave a Reply

  • (not be published)