Paso Exprés, una obra apresurada… y turbia

Staff/GC
Posted on septiembre 13, 2017, 8:17 pm

Los consorcios encargados de la construcción del Paso Exprés de Cuernavaca entregaron la obra tres meses antes por las prisas de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que regentea Gerardo Ruiz Esparza.

De acuerdo con la auditoría de la Secretarían de Función Pública, la SCT incumplió con el plazo pactado para la entrega de obra, pues obligó a las constructoras a pasar por alto el Programa de ejecución de los trabajos que estaban programados para ser entregados en junio de este año.

“El Contratista se obligó a realizar y terminar las obras de acuerdo con el programa de montos mensuales de obra, presupuestos, cantidad de obra y precios unitarios en un plazo de ejecución del 5 de enero de 2017 al 30 de junio de 2017.

“Sin embargo, se constató que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes no cumplió con el plazo pactado, al instruir al consorcio conformado por las empresa Construcciones Aldesem, S.A. de C.V., y Epccor, S.A. de C.V., la terminación de los trabajos para el 31 de marzo de 2017”, dice una de las cédulas de observaciones difundida por la SFP.

Conceptos de trabajo y montos mensuales de obra durante el 2017 que debieron ejecutar las empresas constructoras.

Conceptos de trabajo y montos mensuales de obra durante el 2017 que debieron ejecutar las empresas constructoras.

De acuerdo con Función Pública los consorcios Construcciones Aldesem, S.A. de C.V. y Epccor, S.A. de C.V. concluyeron los trabajos tres meses previos a la fecha convenida para la terminación de la obra, y debieron ejecutar los trabajos programados de marzo a junio –que ascendían a $230’629,978- tan solo en 24 días, del 8 al 31 de marzo.

“A través de nota de bitácora de obra número 1592, del 27 de abril de 2017, creada por el Contratista y firmada por ambas partes, se informó a la Dependencia que se acataron instrucciones del 8 de marzo de 2017, de la Dirección de Seguimiento y Control de Obra con el objeto de cumplir con el compromiso de terminar la obra el 31 de marzo de 2017”, dice el documento.

Una muestra de los pagos excesivos detectados por la Secretaría de la Función Pública.

Una muestra de los pagos excesivos detectados por la Secretaría de la Función Pública.

La SFP tiene registrado que el Superintendente de obra solicitó al Residente de Obra II realizar un recorrido con Capufe, Banobras y SCT para determinar si existían detalles por ejecutar, así como la solicitud de la recepción de los trabajos, “toda vez que el consorcio indicó que la obra se encontraba al 100% en operación, informando a la vez, que los trabajos fueron concluidos el 31 de marzo de 2017, se pusieron en operación por el Secretario de Comunicaciones y Transportes el 1 de abril de 2017 y se inauguraron por el Presidente de la República el día 5 de abril de 2017”.

El Libramiento de Cuernavaca, conocido como Paso Exprés, significó un gasto de 2,200 millones de pesos de los impuestos que pagan los ciudadanos; de esos recursos la Secretaría de la Función Pública detectó irregularidades en 1,034.4 millones de pesos.

El día trágico ese día de julio por una obra realizada con múltiples irregularidades.

El día trágico ese día de julio por una obra realizada con múltiples irregularidades.

La SFP determinó que la dependencia que encabeza Ruiz Esparza llevó a cabo el procedimiento de licitación sin contar con el proyecto ejecutivo autorizado.

“Dicho proyecto resultó deficiente, al existir variaciones que derivaron en la elaboración de convenios modificatorios y la contratación de servicios para el seguimiento y adecuación del proyecto”, señalan los documentos de Función Pública.

El órgano fiscalizador de la administración federal detectó, además de irregularidades en los procedimientos de licitación y/o adjudicación, trabajos ejecutados sin comprobar (como reportes de calidad); incumplimiento al programa de obra, sobrepagos por más de 110 millones de pesos; inadecuada planeación y programación de la obra y los servicios relacionados con la misma; inadecuada supervisión de la obra; omisión a las recomendaciones técnicas durante la ejecución de los trabajos en el Km 93+857 (donde se registró el socavón); deficiencias en el manejo y control de las bitácoras de obra y servicios, y falta en la elaboración del finiquito de contratos.

En este contexto, la SFP detectó un pago “a ciegas” de más de 10 millones de pesos a la empresa Desarrollo de Ingeniería Civil y Tecnología, S.A. de C.V.

“La Dirección General de Desarrollo Carretero a través del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos, SNC., pagó a la empresa un importe injustificado de $10 ́612,322.45 (Diez millones seiscientos doce mil trescientos veintidós pesos 45/100 M.N.) (…) por informes mensuales que carecen de firma y por ende no tienen validez jurídica”, acusa.

La SFP atribuye a la inadecuada planeación y programación de la obra un gasto adicional de $714’659,158 (Setecientos catorce millones seiscientos cincuenta y nueve mil ciento cincuenta y ocho pesos).

***

Leave a Reply

  • (not be published)