El infierno se instaló en Coahuila

Por: KEVIN RUIZ
Posted on noviembre 13, 2017, 7:00 am

A través del terror y colusión con autoridades, Los Zetas, una de las organizaciones criminales más sanguinarias y amplias en el país, lograron apoderarse del estado de Coahuila, para hacerla su principal base de operaciones en el trasiego de drogas para los Estados Unidos.

Pertenecientes, en sus inicios, como brazo armado del Cártel del Golfo, Los Zetas llegaron en 2007 a Coahuila, durante el segundo año del entonces gobernador, Humberto Moreira (2005-2011), para establecer su ruta de tránsito de drogas.

En 2010 al separarse del Cártel del Golfo, Coahuila se convirtió en territorio Zeta. Sus operaciones criminales alcanzan altas esferas gubernamentales, conexiones entre funcionarios públicos, específicamente en el pago de sobornos para obtener el control de alguna ciudad.

Asesinatos, secuestros y desapariciones; amenazas de muerte y reclutamiento armado, son algunas de las prácticas que Los Zetas ocupan para obtener el control de una plaza.

Mataban a cualquier persona de la que ellos sospecharan, quien interfiriera en sus operaciones, incluso a personas totalmente inocentes, sin ninguna conexión con la delincuencia organizada, el ejemplo de ello son las llamadas Masacre de Allende y Piedras Negras.

El reporte de la Clínica de Derecho de la Universidad de Texas, «ControlSobre todo el Estado de Coahuila», relata las operaciones a través de los juicios abiertos a ex miembros de Los Zetas, quienes colaboraron con autoridades estadounidenses.

La masacre de Allende no consistió en un solo hecho en la primavera de 2011, sino en una serie de ejecuciones durante los meses de marzo y abril, como escarmiento y respuesta a la fuga hacia los Estados Unidos de varios de sus integrantes.

Al mismo tiempo que la masacre de Allende, en Piedras Negras, Los Zetas obligaron a 40 personas a arrodillarse y los ejecutaron a disparos.

“Los Zetas no sólo estaba enojados por la humillación ocasionada por estas traiciones, sino que también entraron en pánico por el hecho de que estos ex Zetas revelarían información sobre sus operaciones como testigos en investigaciones federales en los Estados Unidos. Además, las masacres también tenían el objetivo de sembrar el temor y terror para prevenir que otros traicionaran a la organización en el futuro”, indica el documento.

Hachazos y “cocinar cuerpos”, Los Zetas utilizan estos métodos para deshacerse de sus víctimas. Secuestraban gente, les cortaban los brazos y piernas, luego otras partes del cuerpo hasta que morían.

Después quemaban los restos en hogueras dentro de barriles o los disolvían en tambos de ácido.

El misterio sigue rondando la muerte del hijo del ex gobernador Humberto Moreira. Foto: twitter.

El misterio sigue rondando la muerte del hijo del ex gobernador Humberto Moreira. Foto: twitter.

Jorge de León uno de los testigos, dijo a la Corte de Texas que en 2013 fue responsabilizado de la pérdida de una carga de marihuana, como consecuencia fue secuestrado durante 13 días en los que presenció todo tipo de asesinatos.

Relató dos hechos distintos ocurridos en Piedras Negras, vio el homicidio de un hombre desarmado a hachazos y cuyos restos fueron incinerados en un barril, asimismo el asesinato de otro hombre y una mujer.

“…Me bajaron del carro, me pusieron de rodillas, me quitaron la venda de los ojos y desmembraron a esas tres personas. Comenzaron a cortarlas…ellos siempre les cortaban por la rodilla y luego por el brazo”, acotó de León.

También presenció el asesinato de una familia a manos del “Chano” y el “Enano”, dos sicarios del cártel. Padre, madre e hija de seis años, sufrieron la misma suerte. Primero la menor, mientras obligaban a los padres a ver cómo la desmembraban aún con vida.

Siguió la madre y el padre hasta el último.

El testigo aseveró que una vez detenido informó a los agentes estadounidenses la ubicación en donde ocurrieron los homicidios. El agente Anthony Livingstone compartió la información con autoridades mexicanas, quienes hicieron caso omiso.

“La única respuesta que recibimos fue que algunos lugares no podían ser localizados. Y que algunos de los lugares que localizaron, la policía no estaba dispuesta a ir a esa área”.

Supuestos miembros de otros cárteles fueron asesinados por Los Zetas en Coahuila, entre ellos, el de cuatro niños que vendía periódicos en semáforos, quienes fueron secuestrados y trasladados a un deshuesadero; todos pasaron por los hachazos y sus cuerpos quemados.

 

Ariel E. Dulitzky, Director de la Iniciativa Latinoamericana de la Universidad de Texas, EU. Foto: Universidad de Texas.

Ariel E. Dulitzky, Director de la Iniciativa Latinoamericana de la Universidad de Texas, EU. Foto: Universidad de Texas.

 

Corrupción e impunidad en las administraciones Moreira

Dicho reporte señala que entre 2006 y 2011, la organización realizó pago de sobornos a diestra y siniestra, incluyendo a presidentes municipales como el de Piedras Negras, regidores locales, así como a los hermanos Moreira.

Humberto Moreira fue gobernador de Coahuila de 2005 a 2011 y de acuerdo a lo relatado por los testigos, recibía múltiples pagos por parte de Los Zetas.

El dinero era entregado a Vicente Chaires, secretario personal de Humberto Moreira, y a Jesús Torres Charles, Procurador General del estado en ese tiempo, según el documento citado.

Rubén Moreira, actual gobernador y hermano de Humberto, también colaboró con Los Zetas. Adolfo Efrén Tavira Alvarado, ex administrador de producción de Televisa y narcotraficante, quien se entregó en 2013 a autoridades estadounidenses en Eagle Pass, señaló que Rubén recibió pagos en el rancho de otro narcotraficante, Beto Casas, “a través de una camioneta Suburban llena de maletas repletas de dinero”.

No sólo en Coahuila se llevaron a cabo la compra de autoridades, Veracruz es otro estado en donde Los Zetas operaron de la misma manera.

Efraín Torres, uno de los líderes del cártel, entregó 12 millones de dólares al empresario Pancho Colorado Cessa para apoyar la campaña electoral de 2004 para gobernador de Veracruz, de Fidel Herrera.

El objetivo era que la empresa de Cessa, ADT Petroservicios, recibiera contratos de PEMEX como otra fuente de ingresos para el cártel y sirviera además para sus operaciones de lavado de dinero.

Ante esto, Humberto Moreira mediante un comunicado volvió a negar tener vínculos con Los Zetas.

“Niego rotunda y categóricamente las falsas imputaciones que se me hacen por parte de la persona que la Clínica y su director emplean como fuente: Rodrigo Humberto Uribe Tapia. En reiteradas ocasiones he desmentido las inconcebibles afirmaciones de Uribe Tapia, que lo más que hace es asistir a reallityshows, difundiendo falsedades sin consistencia. La credibilidad de esta persona es nula, y se hacen en el marco de una investigación llevada a cabo en EU por violencia en el ámbito familiar”.

Por su parte, el gobernador Rubén Moreira aseguró que es falso que el gobierno tenga vínculos con la delincuencia, ya que la prueba de ello es que los grandes capos que operaban en Coahuila “están abatidos o en la cárcel”.

“Ese solo hecho desvirtúa la seriedad del documento. Es increíble que una universidad tan prestigiada destine recursos para actividades pseudoacadémicas que mienten y no siguen ningún rigor científico”, puntualizó.

Airada reacción causó entre los senadores del PAN, las revelaciones de la Universidad texana. Foto: Senado de la República.

Airada reacción causó entre los senadores del PAN, las revelaciones de la Universidad texana. Foto: Senado de la República.

Leave a Reply

  • (not be published)