Un éxito el T-MEC… para Pelosi y EU

Staff/GC
Posted on diciembre 14, 2019, 1:38 am

Los ajustes al nuevo acuerdo comercial de América del Norte dejaron como principal perdedor, nuevamente, a México, luego de la fuerza cabildeadora de la Speaker Nancy Pelosi y el equipo estadounidense, quienes aseguraron diversas disposiciones para los trabajadores de EU, luego de la presión de Richard Trumka, líder de la poderosa AFL-CIO, para empujar adecuaciones destinadas a garantizar que los empleos estadounidenses no huyan a México.

De acuerdo con The Washington Post, la parte mexicana debió ceder en las negociaciones.

“Su economía está técnicamente en recesión ahora, hicieron el mejor trato posible, pero el T-MEC busca claramente que sea más difícil que empresas de Estados Unidos y Canadá cierren sus fábricas y se muden por completo a México (especialmente en la industria automotriz), donde los costos laborales son más baratos”, señaló el diario estadounidense.

Agrega que con la firma del T-MEC se concretarán 176,000 nuevos empleos en los Estados Unidos, y que los derechos laborales se expandan a México; además de que un comité monitoreará el progreso de México, y si la nación no logra ciertos puntos de referencia, habrá acciones punitivas.

Con Nancy Pelosi liderando a los demócratas, obligaron a Trump y a México a aceptar una aplicación más estricta de los derechos laborales en el acuerdo final. Incluso la presidenta de la Cámara de Representantes ejerció presión directa sobre el Canciller mexicano, Marcelo Ebrard, y el subsecretario Jesús Seade.

De acuerdo con la periodista Megan Casella, de POLITICO, Pelosi les dio un ultimátum a ambos.

“Era finales de septiembre, y los demócratas temían que México no implementara las protecciones laborales exigidas por el nuevo acuerdo comercial de América del Norte. Entonces Pelosi los convocó a una pequeña reunión privada, miró a los ojos al subsecretario mexicano para Norteamérica, Jesús Seade, y al ministro de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y dijo: ‘Tienen que hacer esto’.

“Seade y Ebrard fueron tomados por sorpresa, incapaces de explicar adecuadamente cómo se asignó el dinero en la Secretaría del Trabajo de su gobierno y cómo México podría cumplir sus promesas de protección sindical. Lighthizer, que no fue invitado a la reunión de Pelosi, estaba enojado porque sus homólogos mexicanos habían desperdiciado la oportunidad de demostrar que se tomaban en serio la satisfacción de las demandas laborales de Estados Unidos.

“Pelosi, que también estaba trabajando para obtener la aprobación de Trumka, la pieza clave para lograr el acuerdo en el Congreso, no estaba segura de que México cumpliría”, relató la periodista.

Mientras se celebrara la firma del protocolo el pasado martes 10 de diciembre en Palacio Nacional entre los altos funcionarios de comercio de los EU, México y Canadá, Nancy Pelosi declaraba en Washington que el cuerdo alcanzado significaba un triunfo para los trabajadores de todo Estados Unidos pues el grupo de trabajo estadounidense fortaleció las normas laborales, apuntalaron los capítulos ambientales y mejoraron los mecanismos de verificación para el comercio ambiental.

“Fueron negociaciones intensas (…), pero, al mismo tiempo, también sabíamos que era una oportunidad que no podíamos dejar escapar, y lo hicimos. Aceptaron casi todos los puntos que solicitamos debido a lo siguiente: exigibilidad, exigibilidad, exigibilidad”, afirmó Pelosi en rueda de prensa.

El presidente del Comité de Medios y Arbitrios, Richard E. Neal difundió que los cambios promovidos por los demócratas lograron cambios transformadores en el nuevo acuerdo comercial “que fortalecerá la economía de EU, apoyará a los trabajadores, protegerá el medio ambiente y mejorará el acceso a medicamentos recetados asequibles”.

Neal destacó que los estadounidenses lograron reglas más estrictas para garantizar los socios comerciales cumplan con sus compromisos y “por primera vez se crearon reglas de evidencia, reglas que ayudarán a los EU a litigar exitosamente disputas laborales, ambientales, entre otras”.

En el apartado Derechos Laborales del Protocolo se establece que “para efectos de la solución de controversias, un panel asumirá que un incumplimiento es de una manera que afecte el comercio o la inversión entre las Partes a menos que la Parte demandada demuestre lo contrario”.

El legislador demócrata destacó que se crearon reglas más estrictas y destaca la “supervisión robusta” que garantiza al gobierno de EU supervisar “de manera efectiva” el cumplimiento por parte de México de las obligaciones laborales específicas del acuerdo, entre las que se encuentra la creación de un comité interinstitucional que supervisará la implementación de la reforma laboral en México y el cumplimiento de las obligaciones laborales que en caso de incumplimiento de la parte mexicana activará mecanismos, incluidos en el acuerdo, en su contra.

Richard Trumka agradeció a Nancy Pelosi y a su equipo haberse mantenido firmes durante las negociaciones.

“Por primera vez, realmente habrá normas laborales exigibles, incluido un proceso que permita las inspecciones de fábricas y instalaciones que no cumplen con sus obligaciones”, difundió el líder de la AFL-CIO.

El resultado de las negociaciones no dejó feliz al presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, quien afirmó que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador “es un mal negociador” y lo comparó con la dictadura de Antonio López de Santa Anna, debido a las concesiones que otorgó a la parte estadounidense.

En Twitter, el líder empresarial dijo que veía “una debilidad santanista” en el gobierno mexicano en la renegociación, ya que desde el Tratado Guadalupe-Hidalgo no se veía tanta “flexibilidad” ante Estados Unidos.

Nancy en Palacio

Durante la firma del Protocolo Modificatorio del T-MEC, signado por Jesús Seade Kuri, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores; Robert Lighthizer, representante comercial del Gobierno de EU, y Chrystia Freeland, Viceprimera Ministra de Canadá, el Presidente mexicano, AndésManuel López Obrador lanzó un reconocimiento a la demócrata Nancy Pelosi, a quien le agradeció su decisión de apoyar el acuerdo.

“Agradecer a la señora Pelosi por la decisión de apoyar este gran acuerdo en lo comercial y separar las diferencias que se presentan cuando hay procesos políticos electorales. Eso se entendió muy bien en Estados Unidos, los republicanos, y subrayo de manera especial, lo entendieron bien los legisladores del Partido Demócrata”.

De acuerdo con el político tabasqueño, con el T-MEC se activará la inversión para el bienestar, habrá mejores condiciones laborales, respeto a la soberanía, cooperación para el desarrollo y soluciones conjuntas.

Señaló que el acuerdo prevé mecanismos para resolver asuntos con equidad y en condiciones de respeto hacia la legislación de cada país. Igualmente, dimensionó sus consecuencias a mayor escala:

“También se logra la unidad del continente americano, de la América que vio nacer a Abraham Lincoln y de la América que vio nacer a Benito Juárez.

“Este tratado tiene que ver con lo comercial, pero también con lo político. Es un acuerdo político, sin eso no se logra nada. Estoy obligado a reconocer el trato respetuoso que recibimos del presidente Donald Trump; él intervino cuando estaban agotadas ya las posibilidades de entendimiento en la mesa.”

El jueves 12 de diciembre, el Protocolo Modificatorio al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) fue aprobado con 107 votos a favor y uno en contra en el Senado de la República.

***